Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Armas si o armas no

Como estamos en campaña electoral y entre políticos, incluso cuando son del mismo color, no es que abunde precisamente la cordialidad, están todos a la caza del desliz del rival, y en cuanto alguno hace la más mínima manifestación a la que pueda sacarse punta, a por él. ¡¡¡¡¡¡¡¡Uyyyyyyy!!!!!!!!, lo que ha dicho fulano, a continuación sacan de contexto y tergiversan totalmente las palabras del fulano y no les importa incluso mentir para achacarle algún desatino, o como mínimo, se exageran de una forma tan bestial que convierten lo que para muchos sería de sentido común, en una barbaridad.


Es lo que han hecho con Santiago Abascal cuando ha defendido el derecho del ciudadano a tener un arma en su domicilio y usarla contra quien allane su morada, sin que por eso tenga que sufrir un calvario judicial, algunos poco menos que le han acusado de pretender que la gente vaya por la calle con un par de revólveres y las cananas cruzadas repletas de munición, con la intención de resolver a tiros la más mínima discrepancia, vamos, como en el Far West.


Respeto a quien opina que sería peor el remedio que la enfermedad y reconozco que razones no les faltan, aunque dudo de que muchos de ellos no cambiaran de idea cuando el domicilio invadido fuera el suyo y la manta de palos se la encontraran ellos o su familia, yo no comparto su forma de pensar, entre otras cosas porque, ahora mismo, quien no tiene un arma es porque no quiere, basta con tener licencia de caza o dedicarse al tiro olímpico, superar el reconocimiento médico y estar limpio de antecedentes, eso sí, con restricciones y control, como debe ser.

Estoy de acuerdo en que a quien se pille en lugar público, con una pistola en la sobaquera, sin permiso y justificación, hay que crujirle, pero no si la tiene en casa, además, teniendo en cuenta que en España ya hay más de dos millones y medio de armas autorizadas, y no sé cuántas podrá haber ilegales, pero me temo que bastantes, sin incluir las de los Cuerpos y fuerzas de seguridad, creo que el riesgo ya existe, y episodios ha habido en cantidad, alguno tan grave como fue el de Puerto Hurraco, que no creo que comparado con las matanzas que acaecen de vez en cuando en USA y que siempre se sacan a colación, les vaya a la zaga.

Tampoco estoy de acuerdo porque, existiendo ya un número mas que elevado de armas autorizadas y no autorizadas, y que el menos listo de la clase sabe lo que se puede hacer con una sierra, una escopeta del 12 y unos cartuchos de doble cero o postas, creo que las postas no están permitidas, pero tampoco hace falta ser ingeniero para sacarle los perdigones a un cartucho y rellenarle con metralla, y verán Vds., si yo me encontrara en la barra de un bar o sentado en su terraza, disfrutando de mi cerveza de medio día, y aparece un zumbado con la intención de hacer una escabechina, prefiero que lleve como herramienta una pistola de 15 tiros antes que una recortada, que esa si que es una regadera de muerte, y si te pegan un tiro con una pistola, salvo que te alcance un órgano vital, las posibilidades de sobrevivir son bastante altas, pero si te atizan una descarga de escopeta lo mas probable es que no lo cuentes, ni tú ni algunos a tu alrededor y en el caso de conservar la vida, el mejor cirujano tendrá que hacer un buen trabajo para dejarte decentemente.


Salvo que pertenezcas a los CYFDSE o a otra profesión que exija portar armas, tener que llevarlas para defensa personal o de tus bienes, no deja de ser una desgracia, y más desgracia todavía que en alguna ocasión te veas obligado a usarlas, y aquí incluyo hasta los que deben levarlas por exigencia de su profesión, pero creo que si a alguien se le mete en casa un fulano, sin invitación, sin orden judicial, mediante patada en la puerta y con la intención de hacerle daño, está en su derecho de si tiene una pistola usarla y que no le pase nada, es más, no digo que haya que darle una medalla, pero si le manda al otro mundo y después se demuestra que el
asaltante era un recalcitrante reincidente y no digamos si se diera el caso de que ya estaba buscado por asesino, violador, ambas cosas o cualquier otra causa de parecida gravedad, la sociedad debería compensarle por el servicio prestado y por supuesto, eso de indemnizar a alguien que ha allanado tu hogar, vamos, ni de coña, ni a él ni a su familia, aunque le mate tu perro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: