Siluetaok honorio original

Ciudadano Descatalogado

Honorio Cardoso
El blog en Tribuna de Salamanca de Honorio Cardoso

Primeras andanzas de García Lorca por tierras de Castilla y León (1)

Dom%c3%adnguez%20berrueta,%20garc%c3%ada%20lorca,%20g%c3%b3mez%20ortega%20y%20mariscal%20parado%20%20 detail

Las excursiones culturales como instrumento de la enseñanza neutral, integral y activa que propugnaba la  Institución Libre de Enseñanza (ILE) fueron utilizadas por el profesorado más renovador como un material decisivo en la autoformación intelectual  de los estudiantes: cada integrante de la excursión estaba obligado a confeccionar su propio cuaderno, concebido como diario de campo de las visitas y actividades de la jornada y, fundamentalmente, como reflejo del itinerario personal de comprensión y conocimiento de cada participante. Así mismo, el profesorado responsable estaba comprometido a elaborar una memoria de aquellos viajes. Sobre alguno de estos cuadernos y memorias  F. Gracia Alonso y J.M. Fullola Pericot  pudieron reconstruir una de las últimas experiencias de este tipo de viajes pedagógicos: El sueño de una generación: el crucero universitario por el Mediterráneo de 1933  (Publicacions i Edicions, Universitat de Barcelona, Barcelona, 2006).

 

Poco más de dos años después de haberse proclamado la II República Española, acabado el curso escolar, el 15 de junio de 1933 zarpaba de Barcelona el buque Ciudad de Cádiz para un crucero de 48 días con el objetivo de visitar los principales yacimientos arqueológicos del Mediterráneo. No se trataba de una travesía de ocio, sino de un viaje de conocimiento impulsado por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes republicano, enmarcado en la iniciativa pedagógica de las “excursiones escolares” nacidas con la lLE. El pasaje lo conformaban ocho profesoras, veintiséis  profesores, ochenta y una alumnas, setenta y un alumnos,  una archivera, una enfermera y dos guías turísticos: se trataba, sin duda, de una auténtica universidad flotante. Combatida desde su presentación por El Debate, diario católico conservador, como “nuevo intento de sectarismo árabe y sefardita”, la experiencia fue rememorada en El sueño de una generación... Durante la Guerra Civil, ya integrado en la escuadra republicana, el barco fue hundido en 1937 por un submarino italiano en las proximidades de la costa turca: navío, sueño generacional y proyecto republicano protagonizaron esta hermosa historia, ayudaron a la construcción de la gesta histórica de la II República española y conocieron idéntico destino, al perecer todos a manos de la barbarie fascista que arrasó la Europa de los años treinta del siglo pasado.

 

Sobre ese tipo de materiales pedagógicos y con el complemento de unas crónicas periodística publicadas en el Noticiero Granadino por Luis Mariscal, Henrique Alvarellos Casas (Lugo, 1968) ha publicado El Gran Viaje de Estudios de García Lorca (Alvarellos Editora, Santiago de Compostela, 2018). Es Henrique Alvarellos un editor de energía incombustible, incansable tenacidad profesional, mirada sagaz y cuidadosa preocupación en la materialización de las obras que suscitan su interés. En esta ocasión, ha decidido -alimentado por dos de sus pasiones, Galicia y Lorca- ser autor de esta publicación, aplicando a la tarea sus probadas cualidades editoras. De rebote, o “a mayores”, que decimos por estas tierras, hemos salido beneficiados los castellanos y leoneses desconocedores de la travesía de un grupo de estudiantes andaluces que nos visitaron en la segunda década del siglo pasado.

 

lorca libro viaje

Si el crucero del Mediterráneo fue de las últimas excursiones culturales, el viaje que reconstruye Alvarellos Casas fue descrito por el Heraldo de Madrid como "la primera excursión de esta importancia que se lleva a cabo en España". En el libro se recoge el Viaje de estudios  que el catedrático, de origen salmantino, Martín Domínguez Berrueta efectuó con los cinco alumnos más sobresalientes del primer curso de Teoría de la Literatura y de las Artes de la Universidad de Granada, en la que ejercía su docencia. Entre ellos se encontraba el citado Luis Mariscal, el alumno designado como Secretario de la actividad, y Federico García Lorca, por entonces un más que notable pianista. En honor al profesor promotor, dicho viaje sería conocido como “Excursión Berrueta”.

 

La excursión formativa, que no había podido hacerse  durante el verano, se realizó  entre el 15 de octubre y el 8 de noviembre de 1916, según señala el profesor Berrueta en su Crónica del Viaje. En la misma se relatan con cierto detalle las actividades desarrolladas y se rinde cuenta de su coste: la subvención estatal había sido de 1.482 pesetas, alcanzando los gastos totales el montante de 2.196,48 pts., la diferencia tuvo que ser compensada, por cada uno de los seis participantes, con una aportación de 119.08 pts. El profesor-relator se pregunta “¿Qué cómo se hacen estos milagros? Y se responde que “Con voluntad firme y con amor a la enseñanza”. Martín Domínguez Berrueta dio reiteradas muestras  de dicha voluntad y amor organizando diferentes excursiones, entre 1914 y 1918, en las que cristalizaba su compromiso con los principios educativos de la pedagogía institucionista: integral, experimental y activa. Como recoge H. Alvarellos, en junio de 1916 había promovido un recorrido cultural andaluz por Baeza, Úbeda, Córdoba y Ronda, con participación de Lorca. De hecho en la primera de estas ciudades tuvo lugar su primer encuentro con Antonio Machado, catedrático de Francés del Instituto, participando en una función en la que el poeta recitó versos suyos y de Rubén Darío y Federico tocó algunas piezas musicales.

 

Luis Mariscal, en el primer episodio que publica el Noticiero Granadino el 19 de octubre de 1916, refleja el sentido de la experiencia que acababan de iniciar: por una parte, “es un baño de estudio y de vida que trae a nuestro espíritu nuevas orientaciones, nuevas ideas, nuevas personas y nuevas cosas”; por otra, las excursiones tenían un incentivo subyacente: “nos describen la patria que está –principalmente para los españoles- casi por completo ignota”.

 

Metodología y finalidad, que en esta ocasión, iban a procurarse durante el largo periplo que les esperaba a través de Castilla, León y Galicia. Recorrido que, como veremos, condujo a que García Lorca paseara por las calles de Salamanca y otras ciudades meseteñas.   

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: