Siluetaok honorio original

Ciudadano Descatalogado

Honorio Cardoso
El blog en Tribuna de Salamanca de Honorio Cardoso

La diagonal de la dignidad

Medallon%20godoy%20franco detail

En su altamente recomendable Manual para mujeres de la limpieza, dice Lucía Berlin: “Una cosa sé de la muerte. Cuanto ‘mejor’ es la persona, cuanto más cariñosa feliz y comprensiva, menor es el vacío que deja su muerte”. Pudiera ser que en esto se fundamente la eterna presencia en nuestra realidad de un tipo que inició su asalto al poder fusilando y salió del mismo, para someterse a un inútil encarnizamiento terapéutico, firmando sentencias de muerte. La memoria de Franco en el conjunto de la sociedad española está ineludiblemente marcada por el ruido y la furia que él utilizó para instalarse en nuestra historia.

Un portavoz de la Fundación Francisco Franco ha calificado la decisión adoptada por la Comisión Territorial de Patrimonio como “bárbara y trufada de legalidad” y se atreve a calificar de expolio flagrante el apoyo dado a la retirada del medallón. Sin pudor y sin vergüenza se oculta y distorsiona el fundamento de la decisión: una sentencia del Juzgado nº 1 de lo Contencioso Administrativo de Salamanca que considera como “no conforme a derecho” el boicot del gobierno municipal a la retirada del símbolo franquista. Frente a tan disparatada opinión, considero que la desaparición del medallón honra la memoria de los represaliados por el franquismo, engrandece a quienes han dirigido el combate político y legal por su retirada y dignifica a la ciudad.

 

Nuestra ciudad es desde comienzos de este año más digna, la Plaza Mayor como espacio público contiene desde ahora un valor inmaterial: la diagonal de la dignidad. La línea que unirá la desvanecida sombra que deja la desaparición de la representación de dos villanos de nuestra historia: Manuel Godoy y Francisco Franco. Curiosamente intitulados ambos como generalísimos. El primero por decisión de Carlos IV; el otro, por la decisión de los militares golpistas que desencadenaron la Guerra Civil. Como se ha recordado estos días, tras el Motín de Aranjuez, la supresión del medallón de Godoy fue ejecutada por las autoridades municipales bajo la presión de la insurrección estudiantil.

 

Más larga y tortuosa ha sido la batalla por la retirada del medallón del dictador y peor parados quedan los gobiernos municipales del reciente período democrático. El esfuerzo y trabajo permanente de las Asociaciones para la recuperación de la Memoria Histórica recibió el archivo sistemático de sus peticiones por parte del consistorio. La aprobación de la Ley de Memoria Histórica impulsó, por parte del PCE, la presentación de una nueva solicitud, avalada por unas 7.000 firmas, en pro de la desaparición del medallón y que, de nuevo, fue ignorada. En continuidad con ello, en 2013 se creó en Izquierda Unida Salamanca un grupo de trabajo (formado, entre otros, por Javier Infante, Antonio Moreno, Luis Castro, Jesús Prado, Guillermo Castán) para articular de manera sostenida y fundamentada una ofensiva que, definitivamente, terminase con el mantenimiento de símbolos franquistas en Salamanca y provincia.

 

En 2014, a propuesta de Gorka Esparza, en relación con el medallón, se dirigen dos solicitudes al Alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, una presentada a título propio y en nombre de IU por su entonces coordinador, Domingo Benito, y otra a título particular por María José Herrero, vecina de Salamanca. Hay que hacer constar que la respuesta a la vecina no se ha producido hasta el 1 de diciembre 2016: se podrá decir que las cosas de palacio van despacio, pero es indiscutible que la tardanza es expresión, entre otras muchas cosas, de la urticaria que genera entre los dirigentes populares salmantinos cualquier forma de participación. En paralelo, se instaba a todas las instituciones provinciales a la retirada de la simbología ensalzadora del franquismo en cumplimiento de la Ley 52/2007.

 

Ante la insumisión de algunas administraciones frente al cumplimiento de la ley, disfrazada de silencio administrativo, Izquierda Unida decide recurrir ante los tribunales. Debe hacerse constar que en este trayecto, junto al aliento de segmentos significativos de la ciudadanía salmantina y al sostenimiento de la demanda por la militancia de IU, se ha contado con la contribución de diferentes profesores y expertos, siendo altamente significativa la acertada, precisa y fundamentada aportación efectuada en sede judicial por la catedrática Josefina Cuesta. La cooperación de todos estos elementos (ciudadano, político, técnico, universitario) ha resultado clave para culminar con éxito la defensa de la demanda y de la reparación histórica que conlleva.

 

Pese a la sentencia, el gobierno del PP rechazó sendas propuestas de PSOE y Ganemos para proceder a su ejecución. El escapismo tramposo del PP a desentenderse del problema y su indiferencia prepotente ante el dolor ocasionado por la dictadura seguía aferrándose  a la última trinchera que les quedaba. Finalmente, la Comisión de Patrimonio ha informado por unanimidad su respaldo a la sentencia y todos hemos quedado retratados como nos corresponde: algunos por sus encubrimientos, otros por el orgullo de haber consumado un combate digno y otros, los más importantes, por la recompensa y reconocimiento que supone para sus historias familiares. Y, los más, por lo que para la ética democrática y la moral cívica suponen la retirada del espacio público de la efigie del dictador.         

Comentarios

Afiliado y militante Republicano y Anti-Capitalista de IU. 01/02/2017 11:30 #1
Desde luego, don Honorio, todXs lXs demócratas de pro y libertarios estamos de enhorabuena por recuperar dignidad y justicia en la memoria para con las víctimas de la barbarie y el fascismo. El franquismo torturó y oprimió al pueblo español y la clase trabajadora para orgasmo de la iglesia y las élites nobles y burguesas de una españa cutre, atrasada y orgullosa de ello que siempre, incluso hoy, ve a las gentes como utensilios que exprimir para perpetuar su abusivo poder. Pero no quiero que se olvide que Izquierda Unida Salamanca hizo un gran esfuerzo (económico, social y también electoral) por continuar esta batalla por la reparación y la memoria, la dignidad y la justicia, y con la historia. Pero además, ha traído para el abogado Gorka Esparza un reconocimiento y una cartera de clientes brutal para su bufete, su negocio privado, en un tiempo récord. Tan justo e importante es alabar una cosa como no olvidar la otra. Y por supuesto, y como siempre, brillante y esperada su opinión, don Honorio. Le ánimo por nuestra salud, desde la Resistencia, a hacerlas más continuas en el tiempo. Saludos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: