Siluetaok honorio original

Ciudadano Descatalogado

Honorio Cardoso
El blog en Tribuna de Salamanca de Honorio Cardoso

DE LOS 143 AL 155

Homenaje,%20fusilados,%20salamanca,%20cementerio detail

Y no se trata de números, sino de sujetos. Que comparten, sufren o alientan dinámicas alimentadas por configuraciones socio-culturales de raíces históricas; también, por sus posiciones personales guiadas por la indiferencia, la responsabilidad, la ceguera o la solidaridad; y, por supuesto, por medidas tomadas por dirigentes reflexivos o estólidos, ególatras o generosos, cabales o frívolos, corruptos u honestos. De sujetos, activos/pasivos en relación con el contexto histórico que les ha tocado vivir, hombres y mujeres inmersas, atrapadas, por sus compromisos vitales.

Como eran la mujer y los 142 hombres que en el transcurso de la Guerra Civil fueron fusilados en las tapias del cementerio de Salamanca. El pasado sábado, 23 de octubre, fueron homenajeadas en coincidencia con el día de 1936 en el que se ejecutó al mayor número (15) de condenados en los pseudojuicios organizados por los sublevados. Esa ejecución tenía un doble sentido, probablemente, como presente al generalísimo de los conmilitones que le habían nombrado “Jefe del gobierno del Estado mientras dure la guerra” apenas un mes antes y, con certeza, en cumplimiento de las instrucciones del general Mola, “el Director”, para encarcelar a “todos los directivos de los partidos políticos, sociedades y sindicatos no afectos al Movimiento, aplicándose castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”. Ejemplarizar y aterrorizar a quienes, en este caso Salamanca, quedaron en territorio ocupado por los golpistas contra la República.

Según informa la Asociación de Memoria y Justicia, gentes de todo tipo y condición: peones, jornaleros, dependientes, catedráticos de instituto, aviadores, agricultores. De un extenso abanico de edades: del más mayor, Fausto Montero Bernal, labrador de 65 años, al más joven, Francisco Rivas Mendo, peón albañil de 19 años. Ciento cuarenta y dos varones y una mujer: Anunciación Casas Cerezo, miembro de Izquierda Republicana y afiliada a la CNT, fusilada el 3 de enero de 1938. Directora de la cárcel Modelo de mujeres de Madrid, intentó exiliarse en el buque Galdanes, devuelto a Pasajes tras ser interceptado en aguas internacionales, y fue trasladada a la prisión provincial de Salamanca a comienzos de abril de 1937. Gentes anónimas y cuya memoria en la historia de Salamanca, como la de otros muchos, ha sido amputada durante más de setenta años.

El intenso y emotivo acto del pasado sábado presentó, en mi opinión, un déficit: quienes fueron ejecutados en la tapia del cementerio no lo fueron ni por su género, ni por su edad, ni por su categoría laboral, lo fueron por su compromiso y lealtad a la República. Esta condición, lamentablemente, estuvo ausente durante todo el encuentro.

Quien sí estuvo presente fue el Alcalde de Salamanca, que también se cuidó de mencionar a la República. Pero no puede ocultarse que su intervención constituyó una sorpresa: es al primer miembro del PP al que escucho hablar que el acto se realizaba en recuerdo de unos fusilados, tras un golpe de estado para la implantación de una Dictadura, por motivo de sus ideas políticas. Les juro que “si non è vero, è ben trovato” que esto allí fue dicho por D. Alfonso Fernández Mañueco. Si ese planteamiento no es pura retórica cínica y oportunista esperamos medidas del gobierno municipal que preside encaminadas a hacer avanzar la memoria, la justicia y la reparación de los represaliados, perseguidos y asesinados por el franquismo. Así como de la retirada de la simbología de la Dictadura existente en la ciudad. Por mi parte, le propongo una: que, investido de máxima representatividad local, se dirija a las autoridades académicas de la Universidad Pontificia para que le retiren el galardón que en su momento le confirieron. Hechos más allá del ruido.

Sobre el tema nuestro de cada día, la activación del 155 -que también va de personas: de nosotros, de todos nosotros y de nuestro futuro- y cuyo análisis exige más hechos y menos ruido. De entre los hechos cabe destacar algunos.

1.- El artículo está contemplado en la Constitución del 78 y su activación por encima de todo el ruido interesado (golpe de estado, recurso antidemocrático, etc.) pone de manifiesto “que no estaba muerto, que no, que estaba tomando cañas. Y no me refiero al artículo sino a los agentes del pacto constitucional. Una vez más, y como con el relevo en la cúpula monárquica a principios de junio de 2014, los partidos del turno de la Segunda Restauración han vuelto a mostrar su capacidad frente a las fuerzas (desorientadas y desunidas) contrarias a la misma. Y para que quede claro, no incluyo a las fuerzas de la burguesía catalana que estuvieron en el origen del proceso restaurador y que hoy se encuentran también desunidas.

2.- Más allá de que a día de hoy no está aprobado y más acá de que no existen garantía alguna cobre el grado de cumplimiento con el que vaya a ejecutarse, el contenido del artículo 155 en la Constitución española vigente – y en el conjunto de las europeas- no deja lugar a una aplicación que no sea cruda y dura, por su carácter extraordinario. En el conflicto que estamos viviendo ya no hay lugar a “paseos versallescos”: en su aplicación se la juega el independentismo y se la juega el Estado.

3.- Gane quien gane la victoria será pírrica. Según cuentan las crónicas, tras su aparente triunfo Pirro confesó que “otro triunfo como éste y volveré sólo a casa”, el vencedor no se va de rositas. Se puede dudar de la frase lo que resulta incuestionable es que su triunfo no pudo impedir el resultado final: predominio de Roma sobre el conjunto de la Península Itálica y su imposición sobre las ciudades-estados de la Magna Grecia. Tampoco en nuestro conflicto nada será lo mismo: ni la Cataluña friendly prometida por los dirigentes secesionistas, ni el régimen del 78 proseguirá como lo conocemos ¿Y los Borbones?, quien sabe.

Así vamos, de avería en avería, caminando del siniestro al naufragio. Con daño y dolor crecientes.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: