Sergio castro silueta original

A mi juicio

Sergio Castro González @sergiocastro_3
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

Sobre la prisión permanente revisable

Prision permanente revisable detail

Uno de los temas de más actualidad de estos días es la prisión permanente revisable, a parte del reciente trágico suceso sobre la muerte del pequeño Gabriel, el pasado 15 de marzo el Congreso de los Diputados rechazó las enmiendas a la totalidad planteadas por Ciudadanos y el PP frente a la proposición original del PNV de derogar la prisión permanente revisable. Por lo que continua adelante el proyecto para eliminar esta pena de nuestro ordenamiento jurídico.

Sin embargo, antes de entrar en el debate, debemos preguntarnos ¿qué es la prisión permanente revisable? Pues bien, es la máxima pena privativa de libertad -de prisión- contemplada en nuestro Código Penal, introducida tras la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana en marzo de 2015. Se trata, de una condena de prisión indefinida, al menos en principio, que será revisada en función de los delitos que se hayan cometido como pronto una vez cumplidos 25 años, o 35 años en los supuestos más graves.

 

La prisión permanente revisable está prevista para determinados delitos de especial gravedad, por ejemplo: asesinatos múltiples, violaciones en serie, supuestos en los que la víctima tiene menos de 16 años o es una persona especialmente vulnerable, genocidio, obstrucción para la recuperación del cadáver, etc.

 

Los principales argumentos de los detractores de la prisión permanente revisable, tratan sobre su inconstitucionalidad, puesto que de acuerdo a lo establecido en el artículo 25 del texto Constitucional, “las penas privativas de libertad estarán orientas a la reeducación y reinserción social”. En consecuencia, una pena de prisión permanente, aun siendo revisable, no estaría orientada a la reinserción del preso en la sociedad, fin último de toda condena.

 

En este sentido, argumentan que dicha condena infringe también el artículo 15 de la Constitución que prohíbe que las personas puedan ser sometidas “a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”. También afirman sus detractores, que el endurecimiento de las penas no servirá para disuadir a los delincuentes, que cometerán actos delictivos independientemente del endurecimiento de las penas a las que se enfrenten.

 

Igualmente, esgrimen la vulneración del principio de seguridad jurídica establecido en el artículo 9 de nuestra Carta Magna. Esto es, porque los presos tienen derecho a saber con exactitud el tiempo al que han sido condenados, así como cuanto tiempo les resta de cumplir de condena. Posibilidad que la prisión permanente revisable no permite, más allá de los tiempos establecidos para la revisión de la condena.

 

Por otro lado, los partidarios de esta condena esgrimen que muchos de los países de nuestro entorno tienen reguladas penas similares a la prisión permanente revisable, si bien cada Estado contempla diferentes periodos mínimos de cumplimiento (años) hasta la primera revisión de la condena: Alemania (15), Holanda (27), Francia (18), Italia (26), Austria (15) o Hungría (40), por poner algunos ejemplos.

 

De la misma manera, argumentan que la alta tasa de reincidencia de determinados delincuentes, como los delincuentes sexuales (violadores, pederastas, etc.), es un hecho. Pues bien la prisión permanente revisable permitiría proteger a la sociedad de estos delincuentes, lo que también es un mandato constitucional para los poderes públicos, establecido también en el artículo 9 de la Constitución ya que hasta que no estén plenamente reinsertados para vivir en sociedad, no se les permitirá salir de prisión.

 

Quizá el argumento más visceral de los partidarios de la prisión permanente revisable es el de hacer justicia material del delito: la pena de prisión permanente como medio de retribución del delito cometido, es decir, la imposición de un severo castigo acorde con el crimen perpetrado. Recordemos que solo los delitos especialmente graves tienen aparejada esta condena.

 

Estos son algunos de los principales argumentos a favor y en contra de la prisión permanente revisable. ¿Cuál es tu opinión?, ¿debería mantenerse en vigor esta condena de prisión?, o por el contrario ¿debería derogarse de nuestro ordenamiento jurídico?

Comentarios

Juan 11/04/2018 10:52 #2
Si si! Prisión permanente revisable!
Maria 11/04/2018 10:51 #1
Yo creo que debería de haber prisión permanente revisable, está claro que para casos extremos y sobre todo para personas se sabe ya que van a reincidir... muy buen articulo. Te sigo en twitter!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: