Sergio castro silueta original

A mi juicio

Sergio Castro González @sergiocastro_3
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

Sobre la eutanasia

Hombre detail

El blog de Sergio Castro en Tribuna Valladolid.

Tras el triste suceso sobre la muerte de María José Carrasco, en cuasi plena campaña electoral, se ha abierto el debate sobre la licitud o no de la eutanasia en nuestro ordenamiento jurídico como forma de poner fin a la vida de una persona en determinados supuestos de enfermedades o padecimientos especialmente graves e incurables.

 

La eutanasia, que etimológicamente viene del griego antiguo y significa “muerte dulce”, viene definida en el Diccionario de la RAE como la intervención deliberada para poner fin a la vida de un paciente sin perspectiva de cura. Si bien, los teóricos distinguen entre dos tipos de eutanasia en función de la conducta de quien la lleve a término.

 

Así, la eutanasia activa existirá cuando la intervención es realizada de forma directa para causar la muerte del paciente. Este tipo de eutanasia está tipificada en el artículo 143 del Código Penal, y castigada con penas de cárcel de 2 a 10 años de prisión.

 

Por otro lado, la eutanasia pasiva se dará cuando no se aplique ningún tratamiento médico para prolongar la vida del paciente, es decir, dejarle morir. Ambos tipos de eutanasia tienen como finalidad evitar el sufrimiento del paciente.

 

Esta última conducta pasiva no está penada en España, y tiene su amparo en la
Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, que establece que “Toda actuación en el ámbito de la salud de un paciente necesita el consentimiento libre y voluntario del afectado, una vez recibida la información (…)”. La opción de negarse a recibir el tratamiento médico en determinadas situaciones viene otorgada en virtud del principio de la autonomía del paciente manifestado a través de su consentimiento expreso o el de sus familiares, en ciertos extremos.

 

Resulta difícil comprender como una acción de humanidad para evitar el padecimiento -en muchos casos- de un ser querido, puede estar penalmente castigado.

 

Sin embargo, son muy pocos los países de nuestro entorno jurídico y cultural los que se han atrevido a despenalizar la eutanasia activa: Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Siendo también legal en Suiza y en algunos Estados de Estados Unidos el suicidio asistido –que no la eutanasia activa-. El resto de países occidentales tienen un régimen jurídico similar al nuestro, donde la eutanasia activa no está permitida.

 

En mi opinión, se trata de una confrontación de derechos fundamentales, donde la línea que separa el derecho a la vida del derecho a la dignidad de las personas es muy fina, debiendo primar en situaciones de padecimientos irreversibles y enfermedades incurables el derecho a la libre elección del paciente.

 

Y es en esas situaciones de especial confrontación de derechos fundamentales de las personas donde se debe regular y despenalizar esta acción de misericordia, no solo para evitar un sufrimiento innecesario e indeseado, sino también para eludir la eventual dramática situación de ser castigado con la cárcel por un acto de benevolencia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: