Los alumnos de la Escuela de Tauromaquia retoman sus clases entre trastos y mascarillas