La figura del Nazareno regresa a la iglesia de Jesús