Estado lamentable del paso subterráneo de La Alamedilla