El trabajo que no se ve de Salamaq 2018

(Fotos: Chema Díez)