El recinto ferial de Salamanca, un 'basurero' improvisado