El nuevo Reina Sofía, aun cogido con 'palillos'