El estado islámico, por dentro