La Policía de Salamanca planta cara a su jefe