José Luis Morais, alma de trotamundos para el último limpiabotas