Comercios y taxistas ven el cambio de nombre de las calles franquistas como "algo innecesario"