De vacaciones, con la casa a cuestas