200.000 euros permiten que San Gregorio vuelva a casa