El Rey defiende una España unida y dialogante