Marta Fernández y Leonor Rodríguez tras jugar contra Ibaizábal