Unos vándalos se ceban con la exposición de Recoletos