¿Quién tiene la razón en la 'guerra del fútbol'?