¿Quién es el culpable de la escalada imparable del paro?