Zona azul gratis o el 'gratis total' del impuesto de rodaje, el futuro de los vehículos 'limpios' en Salamanca

Salamanca tiene pendiente otorgar más ventajas a los vehículos de bajas emisiones. La adopción de la clasifiación ECO de la DGT abre la puerta a que híbridos y eléctricos no paguen la zona azul, puedan acceder a zonas restringidas al tráfico o tengan rebajas permanentes en el impuesto de vehículos.

En las próximas semanas, cerca de 100.000 conductores recibirán de la DGT un distintivo ambiental que acredita que conducen vehículos catalogados como ECO, es decir, que circulan con emisiones nulas o muy reducidas. La clasificación está reservada, fundamentalmente para turismos y furgonetas híbridos enchufables y convencionales, propulsados por gas natural o gas licuado del petróleo (GLP). Y se suman a los 10.000 que ya recibieron hace unos meses un distintivo Cero Emisiones, para los vehículos eléctricos, híbridos enchufables de larga autonomía o los de pila de combustible que no contaminan nada.

 

Sin embargo, esta distinción tiene todavía un efecto reducido en Salamanca, que tiene pendiente adaptarse a las especiales características de estos vehículos. Porque además de la tasa de rodaje, cuestiones como la exención del pago del aparcamiento en zona azul o permitir el acceso de estos vehículos de baja contaminación a zonas de acceso restringido están en manos de las administraciones, fundamentalmente, en la voluntad de los ayuntamientos, que son los que disponen de la competencia. 

 

Utilizar el distintivo de la DGT ayudaría a los ayuntamientos a evitar tener que establecer los modelos que se benefician de ayudas y los que no y garantiza que en todos los sitios sean considerados igualesLa medida permitirá catalogar 16 millones de vehículos en función de sus emisiones y es uno de los últimos pasos de una estrategia 2013-2016, el Plan Aire, que se basa en el plan nacional de calidad del aire y que persigue reducir la contaminación ambiental. Bajo este objetivo, y con la clasificación, se pretende incentivar el uso de vehículos menos contaminantes. Y el objetivo final es facilitar a las autoridades locales la implantación de diferentes medidas de discriminación positiva para los vehículos ECO o Cero Emisiones.

 

 

ZONA AZUL MÁS BARATA

 

En los últimos años, varios ayuntamientos han tomado medidas drásticas para favorecer a este tipo de vehículos de bajas o nulas emisiones. Así, desde 2014 Madrid dispone de un nuevo sistema de pago de la conocida como zona azul por el que los usuarios de coches menos contaminantes pagan menos por aparcar; a la hora de pagar el tiquet se introduce la matrícula y con los datos de la ficha técnica se calcula la tarifa. Los eléctricos no pagan nada y los híbridos tienen una rebaja del 20%. 

 

En Barcelona esta se ha extendido desde finales del pasado mes de julio a todo el área metropolitana con un carné común para que híbridos y eléctricos puedan aparcar gratis en la zona azul de los 36 municipios del área con un mismo sistema. Y también pueden disponer de hasta cuatro horas gratis en aparcamientos municipales.

 

En el caso de Salamanca, esto no está contemplado, pero pronto podría estarlo. El PSOE tiene previsto proponer varias alegaciones a las ordenanzas fiscales para establecer condiciones ventajosas para los vehículos con distintivo ECO de la DGT, y esta podría ser una de ellas. No estaría de más, porque la zona azul de Salamanca es la más cara de Castilla y León: poner el tiquet cuesta un euro por hora, quitar una multa 7 euros o la tarjeta de residente, 72 euros pese a la rebaja...

 

 

ACCESO A ZONAS RESTRINGIDAS

 

En Madrid, el mismo sistema de pago de la zona azul también discriminó de manera positiva a los vehículos menos contaminantes en los recientes episodios de polución en Madrid: híbridos y eléctricos sí pudieron circular y aparcar en algunas zonas restringidas y días de limitación al tráfico rodado. Es algo parecido a lo que ocurre en grandes capitales europeas donde está muy limitada la circulación en los centros urbanos, salvo para los vehículos de bajas emisiones.

 

En el caso de Salamanca, con un casco histórico que proteger, incentivar el uso de vehículos de reparto limpios o favorecer que los que transiten por zonas históricas (basuras, limpieza) sean lo menos contaminantes sería positivo. Y también para la restricción en ciernes a la circulación en zonas peatonales: el silencio y nulas emisiones de muchos híbridos y eléctricos sería mejor recibido que la absurda instalación de cámaras de vigilancia, un sistema que ha costado miles de euros y que no funciona, al menos, el Ayuntamiento no lo ha comunicado dos años después de instalarlas.

 

 

BONIFICACIONES AL IMPUESTO DE RODAJE

 

Eso lo tiene pendiente el Ayuntamiento de Salamanca, que hace unos días ha añadido a sus bonificaciones la nueva clasificación ECO de los vehículos. Sin embargo, desde abril se sabe que la DGT iba a proceder a enviar los distintivos, y a día de hoy son muchos los usarios de híbridos y eléctricos que ya tiene los suyos de Cero Emisiones, con lo que habría que incluir también esta categoría entre las que se bonifiquen.

 

Actualmente, las bonificaciones son importantes, pero con un límite temporal: uno puede tener un vehículo eléctrico y ver cómo paga menos impuesto de circulación, pero sólo durante siete años. Los vehículos híbridos tienen una bonificación del 75% durante seis años, que se extiende a siete al mismo porcentaje para los eléctricos; para los de gas es de cuatro años (la flota municipal de autobuses usa vehículos propulsados por gas); y hay otras bonificaciones para vehículos catalizados, que son la mayoría, o a los que se adapten nuevos catalizadores.