Zarzuela explica que no habrá cambios en los miembros de la Familia Real

La Casa Real emitió ayer un comunicado en el que informaba que limitaría los actos oficiales de la Infanta Elena y los Duques de Palma
Casa Real ha aclarado hoy que la composición de la Familia Real española está definida por ley, de manera que la pertenencia a ésta "nada tiene que ver" con el número de actos oficiales en los que participen sus miembros. Así, la ley estipula que se inscribirán en este registro "los nacimientos, matrimonios y defunciones, así como cualquier otro hecho o acto inscribible con arreglo a la legislación sobre Registro Civil que afecten al Rey de España, su Augusta Consorte, sus ascendentes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe heredero de la Corona".

De esta forma Zarzuela matiza que no es intención del Rey sacar de este registro a la Infanta Elena y los duques de Palma. Lo que sí ha puesto en marcha desde hace tiempo es un plan de disminución progresiva de las actividades de las Infantas, toda vez que las figuras de ambas pierden relevancia con la Familia del Príncipe ya consolidada.

"Las informaciones y comentarios que, desde esta Unidad, (la de Relaciones con los Medios de Comunicación) se efectuaron a algunos medios sobre el número de actividades oficiales realizadas en los últimos años por los diferentes componentes de la Familia Real nada tienen que ver con su pertenencia a la misma", dice la nota.

Zarzuela ha aclarado hoy que la Infanta Elena y los duques de Palma no dejarían de ser miembros de la Familia Real, sino que se distanciarían progresivamente del papel de representación de la Corona que tienen en la actualidad, precisamente porque compatibilizan esta función con otras actividades económicas en empresas privadas, un modelo de doble dependencia que ha quedado en evidencia con la investigación judicial en torno a los negocios de Iñaki Urdangarín.

Y es que ayer Zarzuela informó que la Casa Real estudiaba "desde hace tiempo" limitar los miembros de la Familia Real a los Reyes, los Príncipes de Asturias y las Infantas Leonor y Sofía, por ser los únicos que viven solo del presupuesto que el Estado destina a la Corona y ocupan los primeros puestos en el orden de sucesión al trono.

Solo los Reyes y los Príncipes, de quienes dependen sus hijas, viven exclusivamente del presupuesto que el Estado asigna a la Casa del Rey, y que Don Juan Carlos distribuye libremente, según establece la Constitución.

Las cuentas para el ejercicio presupuestario de 2011 asignaron un total de 8,4 millones de euros para la Casa del Rey, un 5,2 por ciento menos que en 2010. Una parte de este dinero el Rey lo destina al "sostenimiento de su familia" y otra a cubrir los gastos de funcionamiento y de personal a cargo directo de la Casa, como los sueldos del personal de alta dirección, dirección y otros empleados de la institución. La Infanta Elena y los duques de Palma reciben una parte de ese presupuesto (que nunca se ha hecho pública) en proporción a los actos oficiales a los que acuden, según aseguran fuentes del Palacio de la Zarzuela.