Zapatero visita la capilla ardiente de Carrasco y asegura que ha sido un "golpe muy duro"

Zapatero a la salida de la capilla ardiente

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha visitado la capilla ardiente con los restos mortales de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, y ha reconocido que el asesinato de la política leonesa "ha sido un golpe muy duro" y "un hecho terrible".

Rodríguez Zapatero se ha acercado hasta la capital leonesa sobre las 16.30 horas para transmitir su "más sentido pésame a la familia, amigos y compañeros de partido" de Isabel Carrasco, quien ayer perdía la vida tras ser tiroteada en plena calle.

El expresidente del Gobierno ha explicado que conocía a Carrasco "desde hacía muchos años" y que tenía con ella "una buena relación" por lo que ha reconocido que su muerte "ha sido un golpe muy duro".

Asimismo, Rodríguez Zapatero ha tachado de "terrible" el suceso que ha acabado con la vida de Carrasco y que se ha producido "en una ciudad tan pacífica" como León, a lo que ha añadido que es un suceso "inexplicable porque matar es matar y no tiene más dimensión".