Zapatero ve “razonable” que la jubilación se retrase a los 67 años

Comité del PSOE. El presidente del Ejecutivo afirma que “en época de dificultades a veces hay que elegir caminos difíciles”. En contra. Rajoy cree que el futuro de las pensiones lo determinan los trabajadores
EFE / MADRID

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió ayer el aval del Comité Federal del PSOE a la propuesta de reforma de las pensiones planteada por el Ejecutivo y que defendió ante la dirección socialista considerando que es “razonable” y asegurando que buscará el consenso.

Los barones socialistas y la mayoría de intervinientes en la reunión (un total de 29) respaldaron la iniciativa del Gobierno de abrir el debate para la reforma de las pensiones, y sólo hubo contestación por parte de los dos integrantes de Izquierda Socialista por entender que puede costar la confianza de los sindicatos y de los ciudadanos. Pero lo que quisieron dejar claro todos los que han apoyado a Zapatero es que el aumento de la edad de jubilación a los 67 años así como el resto de reformas previstas no es una imposición, sino una propuesta de partida que ahora debe ser analizada por partidos y agentes sociales.

Ante ese proceso, el presidente del Gobierno prometió consenso, destacó que ha actuado pensando en las generaciones futuras y recalcó que lo ha hecho por responsabilidad, ya que podría haber mirado para otro lado y dejar el problema para años venideros. Así, afirmó que “en época de dificultades a veces hay que elegir caminos difíciles”. Zapatero defendió. Asimismo el duro recorte de gasto público aprobado el viernes, pidió a sus compañeros de partido que tengan el “temple necesario” para explicar las decisiones de política económica adoptadas y les adelantó la intención de redactar una ley de participación institucional de los sindicatos. El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, defendió la responsabilidad del Gobierno de “mover ficha” ante el “gravísimo problema demográfico existente”, y el lehendakari, Patxi López, apostó por desarrollar un debate tranquilo y sereno sobre este asunto. De “valiente” calificó la propuesta el presidente castellano-manchego, José María Barreda, mientras que el presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces, a pesar del respaldo, advirtió de que no se pueden provocar fracturas con los agentes sociales, a quienes ha calificado de “los mejores aliados”
El PP se opone a la medida
Mariano Rajoy respondió a la propuesta del Gobierno para extender la jubilación a los 67 para garantizar la viabilidad de las pensiones. El líder de la oposición afirmó que el “futuro de las pensiones lo determina las personas que trabajan” y, por eso, reclamó a Zapatero que se centre en lo importante: “Lo urgente hoy es acabar con el paro en España”. El líder del PP acusó al presidente de hacer “mucha demagogia” con las pensiones y criticó que tras “no meter dinero” en el fondo de la Seguridad Social “en 2008 ni en 2009”, ahora plantea una reforma de las pensiones “sin dialogar ni avisar a nadie”. Según Rajoy, Zapatero “desconoce las políticas” y así es “imposible generar confianza” y le acusó de asustar y provocar alarma social entre los pensionistas.