Zapatero confirma que subirá los impuestos “a los que más tienen”

Recorte. El presidente del Gobierno asegura que el incremento será limitado y una vez en marcha “quedará muy claro” que no afecta a las clases medias
S.G.P. / J.R. / AGENCIAS

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó ayer que el Ejecutivo prepara una subida fiscal para “los que más tienen” y aseguró que, cuando se conozcan sus planes, quedará “muy claro” que el aumento no afectará a la clase media. Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal, dijo que su formación no apoyará “recortes brutales” mientras el Gobierno “no haga sus deberes”.

Zapatero no quiso dar “ningún detalle” sobre esa subida fiscal, pero ya no lo planteó como posibilidad, como había hecho pocas horas antes al decir que el Gobierno tomaría una decisión, cuando lo considerase “conveniente”. Así, tras decir que la subida no afectaría a las clases medias, en su última comparecencia no aclaró si lo que prepara el Gobierno es recuperar algún impuesto o crear uno para las grandes fortunas y si descarta hacer algún cambio en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que grava fundamentalmente las rentas del trabajo. El Gobierno, dijo, “no define lo que es clase media” y tampoco hay “una definición legal”, pero estimó que “todo el mundo entiende lo que significa ese concepto”. “Va a quedar muy claro cuando el Gobierno comunique cuál es el esfuerzo que vamos a pedir a los que más tienen, no habrá ninguna duda”, remarcó. “No voy a dar ningún detalle porque éste no es el lugar ni el momento para anunciar qué tipo de norma y qué circunstancias pueden ser las que configuren ese esfuerzo que vamos a pedir a los que más tienen”, declaró el presidente.

Pocas horas antes, Zapatero había dicho que “en el caso” de que finalmente se optara por una subida fiscal, el incremento sería “limitado” y “no afectará a la inmensa mayoría de los impuestos ni a las clases medias”, sino a los que tienen “un volumen importante” de rentas.

Así, dijo ser consciente de que ha pedido un “esfuerzo duro” a una “parte significativa de la población”, fundamentalmente a trabajadores y pensionistas, para que “España tenga credibilidad” en su empeño de reducir el déficit público a corto y medio plazo, y también de que “la mayoría de los ciudadanos considera que ese esfuerzo debe ser mayor por parte de los que tienen más”
El PP se opone
La secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal, dijo que su formación no apoyará “una congelación de las pensiones ni otros recortes brutales en otras partidas, mientras que el Gobierno no haga sus deberes y recorte en aquello donde se puede”, porque les parece terriblemente injusto. Así, ante la hipotética subida de impuestos, la número dos del PP explicó que no saben a que atenerse porque “Salgado ha dicho que no va a haber subida de impuestos, De la Vega ha dicho que la puerta está abierta y Blanco también dijo que iba a haber una subida”. De Cospedal también pidió a Zapatero “que deje de dilapidar el capital humano que hay en este país, que deje de despilfarrar y sancionar a los más débiles, que deje de improvisar y engañarnos a todos”. Y le solicitó “que gobierne y haga lo que se espera de un presidente del Gobierno, que haga los ajustes de manera justa, impulsando la reforma laboral”. Por otro lado, Cospedal consideró ayer “inaudito” que aún no se conozca el contenido del decreto ley que hoy se llevará al Congreso de los Diputados con las últimas medidas de recorte anunciadas por el Gobierno, y que suponen, según afirmó, un “ajuste con los más débiles”. La secretaria del PP adelantó que su partido no apoya “una operación de recorte y ajuste con los más débiles, mientras no se ha recortado en gastos prescindibles”. Así, destacó que se trata de un recorte “improvisado” que no va a servir para la creación de puestos de trabajo.