¿Y si fuesen los ciudadanos los que tomasen el 'mando' de Salamanca?

Imagen del encuentro de vecinos y asociaciones en el Julián Sánchez El Charro (Foto: Chema Díez)

El Ayuntamiento idea un plan, con la ayuda de la Junta de Castilla y León, para que los ciudadanos (incluidos los niños) se sientan más partícipes de lo que pasa en su ciudad.

Los ciudadanos de Salamanca quieren ser más partícipes de lo que se 'cuece' en su ciudad y ahora van a tener la oportunidad de hacerlo y quién sabe si tener peso en las decisiones que tomen los partidos que forman el Ayuntamiento.

 

De este modo, el Ayuntamiento de Salamanca impulsa un Plan para abordar de forma integral la atención, promoción y protección a la familia y la infancia. Se trata de un plan con un horizonte de actuación de cinco años, que surge como consecuencia del I Plan de Familia y en el que se incorpora a la infancia como parte inherente e indisoluble de la misma, pero autónoma en cuanto a destinataria de actuaciones concretas.

 

Este documento es, además, un reconocimiento a la labor que realiza la familia quien desarrolla un papel prioritario en la vida cultural, económica y social de la ciudad.

 

El Plan se configura como un marco de ordenación estable a favor de la infancia y de las familias y establece una intervención integral y sistemática sobre todos los miembros que la componen aunando en una planificación estratégica los programas, proyectos y actuaciones dirigidos a dar respuesta de forma eficaz y personalizada a las necesidades sociales de cada miembro.

 

En este sentido el alcalde ha recordado la importancia de un documento de estas características al ser hoy la familia uno de los ejes estratégicos más importantes sobre el que pivotan la mayoría de las políticas sociales que desarrolla el Ayuntamiento de Salamanca, así como otras Administraciones.

 

El Plan promueve el apoyo a las familias con recursos de carácter social, formativo, económico y de conciliación de la vida familiar y laboral favoreciendo el desarrollo de las funciones parentales y proporcionando a los menores un entorno estable y completo que favorezca su crecimiento y desarrollo en su medio natural de convivencia y promoviendo que los niños y niñas de la ciudad sean sujetos activos de derecho.

 

De hecho, los niños tendrán más protagonismo porque quizá sus ideas hagan mejorar la ciudad.