Y las 17.000 gargantas presentes en el estadio Helmántico enmudecieron por el Chapecoense

Los aficionados en la grada vivieron el partido como una fiesta pero antes vivieron un respetuoso minuto de silencio (Foto: De la Peña)

Y el silencio se hizo en el estadio Helmántico. 17.000 gargantes enmudecieron el día en el que el fútbol volvía al templo salmantino como homenaje y recuerdo a las víctimas de este trágico accidente aéreo sucedido en Colombia en el que murieron practicamente todos los componentes del primer equipo del Chapecoense.

Durante estos dos últimos días se han sucedido condolencias, muchas expresadas a través de redes sociales, a los familiares de las víctimas y a la afición del club brasileño.

 

Minutos de silencio por todos los campos de fútbol del mundo que quedan para el recuerdo, como el que se vivió el martes en Anfield en el duelo entre el Liverpool y el Leeds. Y, sin duda, para el recuerdo ese minuto en el que el estadio Helmántico enmudeció en la noche en la que 17.000 gargantas celebraban su particular 'vuelta a la vida'. Nunca había estado tan lleno y pocas veces tan callado. 

 

En el centro del campo los componentes del Club Deportivo Guijuelo y el Atlético de Madrid, junto al trío arbitral. En las bandas, los dos banquillos en pie y unidos a la grada en homenaje a los futbolistas y técnicos fallecidos. Especialmente emotivo sin duda en las filas del club rojiblanco porque en él militó uno de esos jugadores que tristemente murió en el avión estrellado, Cleber Santana. 

 

Los futbolistas viajaban a Medellín para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional.

Noticias relacionadas