Y la final de Copa del Rey de fútbol se jugará en el... Vicente Calderón

Tendrá lugar el 22 de mayo, según ha decidido la junta directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

La final de la Copa del Rey 2016, que disputarán el FC Barcelona y el Sevilla, se celebrará el próximo domingo 22 de mayo en el estadio Vicente Calderón, según ha anunciado el club andaluz.

  

La decisión se tomó en la junta directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que se celebró este lunes por la tarde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).

 

De este modo, el feudo rojiblanco, con capacidad para casi 55.000 espectadores, acogerá por decimotercera ocasión la final del torneo del 'k.o' y cuatro años después de hacerlo por última vez, con triunfo precisamente del conjunto azulgrana por un claro 3-0 ante el Athletic Club de Bilbao.

  

El Barça disputará la final de la Copa del Rey por quinta ocasión en el césped del Vicente Calderón con un balance de dos títulos y dos derrotas, mientras que el Sevilla lo hará por primera vez en este escenario.

  

El estadio del Atlético de Madrid acogió su primera final copera en 1973, año precisamente en el que triunfó el Athletic Club ante el Castellón por 2-0. El recinto del Manzanares encadenó dos finales más consecutivas, con títulos para el vecino Real Madrid, ante el FC Barcelona (4-0), y el dueño del estadio, tras una tanda de penaltis, respectivamente.

  

Posteriormente, fue nuevamente sede de la final copera en 1977, en una partido decidido en la lotería de los once metros por 8-7 a favor del Real Betis ante el Athletic Club, mientras que las siguientes finales fueron en 1979, con triunfo del Valencia sobre el Real Madrid, y 1981, con alegría en esta ocasión 'culé' al batir al Sporting de Gijón (3-1), aunque los azulgranas volvieron a recibir una decepción en 1986 al perder con el Zaragoza (2-0).

  

Real Madrid (1989) y Zaragoza (1994) cerraron las finales del siglo XX en el Calderón, que no volvió a acoger el partido decisivo otra vez hasta 2005, siendo nuevamente talismán para el Betis ante Osasuna. En 2008, el coliseo 'colchonero' albergó la gran final, entre el Valencia y el Getafe, con los 'chés' amargando en su segunda final consecutiva a los 'azulones', y lo hizo por última vez en 2012, con la exhibición del Barça en una primera media hora demoledora ante el Athletic (3-0).