Y la de Valladolid apuesta por convertir su aeropuerto en el único de Castilla y León

José Rolando Álvarez

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, José Rolando Álvarez, ha abogado este martes por convertir el Aeropuerto de la capital en el único de Castilla y León, al tiempo que ha lamentado la disolución de su Consorcio.

VALLADOLID, 11 (EUROPA PRESS)



En declaraciones recogidas por Europa Press, Álvarez ha recordado que esta entidad (el Consorcio para la gestión del Aeropuerto) "nació para promocionar una infraestructura básica para la economía de Valladolid", pero ha admitido que la situación "ha cambiado mucho".
 

En este sentido, ha advertido de que en la Comunidad es preciso "abordar el debate" sobre la sostenibilidad de los cuatro aeródromos comerciales, ya que, de lo contrario, "será el mercado el que se encargue", lo que podría significar que el superviviente fuese "otro de fuera".
 

Por ello, ha insistido en la necesidad de buscar "uno en Castilla y León que sea rentable" y ha apostado, como algo "lógico y razonable", por que éste sea el de Valladolid, que "concentra el 75 por ciento de todos los viajes de la región".
 

No obstante, ha puntualizado que su postura "no está en contra de nadie", a la vez que ha mostrado "respeto" por la defensa "legítima" que en las "provincias hermanas" de Castilla y León se hace de cada aeropuerto. "Ojalá hubiera mercado para los cuatro", ha añadido.
 

AUTOBUSES GRATUITOS
 

Asimismo, se ha referido a la oferta de la aerolínea burgalesa 'Good Fly' que incluye autobuses gratuitos desde Valladolid hasta el Aeropuerto de León, desde donde esta compañía opera a Canarias, una iniciativa que no le parece "mal", puesto que se trata de una "empresa privada".
 

José Rolando Álvarez, que ha abogado por ser "prudente", ha advertido de que las ayudas públicas a aeropuertos que son "insostenibles" tienen "un límite", tras lo cual se ha preguntado "qué pasará".
 

El Consorcio del Aeropuerto de Valladolid se disolvió formalmente el lunes, después de que la marcha de la Junta de Castilla y León dejara a la Cámara de Comercio y al Ayuntamiento de la capital como sus únicos miembros, pues la Diputación Provincial ya lo había abandonado con anterioridad.