Y este Guijuelo... naufragó

El Guijuelo llegó al área pero allí naufragó ante la defensa y las circunstancias (Foto: Chema Díez)
Ver album

El Club Deportivo Guijuelo cae derrotado de nuevo frente al Pontevedra (0-1) en mitad de un vendaval de viento y lluvia que hacía impracticable cualquier tipo de fútbol, poniendo punto y final al sueño de alcanzar cotas mayores y a la espera de completar una plantilla rota por el director deportivo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Jonathan, Chema Antón, Ramiro, Ángel Sánchez; Javi Rey (m. 57 Lque), Palazuelos, Carlos Ramos, Piojo (m. 72 Aapas); Raúl Ruiz y De la Nava.

 

PONTEVEDRA CF: Edu Adrián, Verdú, Campillo, Capi; Kevin, Jandrín (m. 75 Miguel), Queijeiro, Borjas (m. 78 Anxo); Jacobo (m. 88 Bruno) y Pedro.

 

GOLES: 0 – 1 minuto 25, Jacobo.

 

ÁRBITRO: Sáez de Adana Oribe (colegio vasco). Amonestó a Palazuelos (m. 12), Ángel Sánchez (m. 39) y Jonathan (m. 88); y expulsó a Miguel Escalona del banquillo (m. 40) por parte del CD Guijuelo y a Anxo (m. 80) por parte del Pontevedra.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 20 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Pontevedra en El Municipal ante 400 espectadores. Muy desapacible en lo meteorológico.

Un partido más, y otra derrota. El CD Guijuelo volvió a naufragar, esa vez ayudado por un vendaval de viento y lluvia que asoló El Municipal durante los 90 minutos y que hizo imposible la práctica de cualquier tipo de fútbol más allá del famoso 'patadón' y de la diosa fortuna... que también hay que buscar. Porque, en un día como hoy, sobran dedos de una mano para contar las veces que lanzó el Guijuelo a portería pese a llegar a las inmediaciones de área. Y eso, también refleja lo que le ocurre a ese equipo.

 

Lejos del lamentable estado de terreno de juego, el Guijuelo lo intentó pero sin la previsión de que algo fuese a parar y con la sensación de que cada uno hacía la guerra por su cuenta y, así, es más que difícil. Imposible... así naufraga el sueño de lograr cotas mayores a la espera de que el director deportivo, Chema Aragón, arregle el desaguisado en el que ha metido al equipo con unas decisiones que le han dejado en la situación actual. A ver qué depara el futuro.

 

La situación del Guijuelo no era nada fácil, ni mucho menos, ya que llegaba con lo justo a un partido importante y que podía marcar el futuro de un equipo, de nuevo en construcción. De hecho, ni siquiera se pudo completar la convocatoria y en la misma estaba Nacho Rodríguez, que ha pedido salir del club. Así, no había lugar a las dudas en una jornada donde el temporal meteorológico era el símil perfecto para definir la situación actual del Guijuelo.

 

El equipo no empezó mal, siendo intenso desde el principio en ambas áreas y llevando el peso ofensivo del partido pese a que el tiempo dejaba lugar para pocas florituras con un vendaval de viento y lluvia que deslucía la práctica de este deporte.

 

De hecho, los envíos en largo y la búsqueda de los errores del rival a través de estos eran la única opción por parte de ambos equipos en un choque que perjudicaba más al Guijuelo por su manera de jugar y por sus condiciones porque el campo estaba impracticable, la conducción era apenas imposible y el balón podía jugar malas pasadas.

 

Llevar el balón controlado sobre el Municipal, un imposible (Foto: Chema Díez)

 

Y, en uno de esos errores, propiciado también por una mala entrega llegó otro jarro de agua fría (nunca mejor dicho) en forma de gol que golpeaba aún más el ánimo de un equipo herido en su cabeza y, pese a intentarlo, sumaba a sus dificultades las de un campo que parecía de waterpolo.

 

Pasaban los minutos y el campo solo empeoraba las prestaciones de unos y otros igual que la indignación por algunas decisiones arbitrales que le costó la expulsión al preparador físico Miguel Escalona y amonestación verbal a Rubén de la Barrera. Feo se ponía, muy feo y con negros nubarrones de cara al futuro.

 

El portero se adelanta a Piojo en una de las acciones del partido (Foto: Chema Díez)

 

AGUACERO SIN FÚTBOL

 

En la reanudación, el aspecto meteorológico no mejoró en absoluto con el fin de intentar ver un rayo de esperanza o de fútbol en Guijuelo que, pese a todo, lo intentaba con más corazón y empuje que fe en que fuera a conseguir algo. O al menos ésa era la sensación que trasmitía. Mientras, el Pontevedra controlaba el partido y apenas pasaba apuros mientras buscaba una salida rápida en mitad de la 'charca' de Municipal.

 

Poco que contar en una segunda parte en la que el Guijuelo apenas se acercó y tiró entre los tres palos salvo ocasiones aisladas de De la Nava y Raúl Ruiz. Luque y Aspas salieron al campo por Rey y Piojo para tentar a la suerte per el naufragio ya era un hecho. Eso sí, el equipo lo intentó hasta el final... pero una victoria en los últimos cinco partidos es un resultado pírrico.

 

Cabizbajos los jugadores tras otra derrota (Foto: Chema Díez)

 

El equipo de Rubén de la Barrera encajó otra derrota y tiene más cerca los puestos de descenso que de play off a la espera de que el director deportivo de equipo, Chema Aragón, arregle la situación de un equipo y un vestuario roto por sus decisiones. Y es que, en esto del fútbol, además de parecer que uno sabe, hay que saber y reconocer los errores.