Y de repente… Carlos de la Nava desata la locura

El canterano debuta como titular, marca e ilusiona a la afición charra

La UDS se mereció el voto de la afición, aunque solo fuera por los primeros tres puntos conseguidos en casa con un candidato de lujo: Carlos de la Nava. Con él, los problemas parecen menos. Creó juego, acertó en los pases, defendió y marcó. Así, los charros ganan confianza e inician su escalada en el primer partido después de la era Balta.

Minuto 3. 1-0 a favor de la Unión. ¿Y saben quién marca? Carlos de la Nava. Cuestiones del destino o del azar, el canterano de la UDS, que estrenaba titularidad, fue el encargado de abrir el marcador y desatar la locura en las gradas. Y es que tiene a la grada entregada porque ésta echa de menos la ilusión perdida, un clavo al que agarrarse y éste es Carlos de la Nava.

Un córner botado por Sergio García lo remató de forma errónea De la Nava pero a la segunda fue la vencida y El Helmántico se vino abajo; un estadio que recibió al equipo con aplausos quizá porque Balta ya no está en el banquillo, quién sabe.

Lo cierto es que Zegarra sorprendió con un once inusual (tampoco tenía mucho más), con De Lucas y Jonay como medios (Ramos esperó su oportunidad en el banco) y con De la Nava y Marcos arriba ante las ausencias de Igoy y Javi H. Otro Javi Hernández estaba en el banquillo, otro canterano más, ya que solo Diego Reyes no procedía de la cantera. ¡Ah! Y Márquez como capitán de la Unión.

De todos modos, pese a que se vio algo más de juego, después del primero gol la UDS se dedicó a sestear llegando a desaprovechar varias ocasiones de gol con un público que aplaudía a ratos; otras veces se callaba y la seguía tomando con Jonay. Además, la Real B daba pequeños sustos que se hacían grandes por la descoordinación de la defensa con Bernabé.

La UDS seguía llegando, pero le faltaba ese ‘punch’ y menos precipitación de la normal, con un Carlos de la Nava omnipresente pese al deficiente estado del césped del Helmántico. Y como el que perdona lo paga y los sesteos cuestan caros, empató la Real en el minuto 42, casi nada.

Los fallos atrás siguen siendo un lastres demasiado grande para que el equipo llegue a algo y la falta de entendimiento con Bernabé hicieron posible que los vascos centraran el esférico dos veces, una por cada costado para que en última instancia, Barcina rematase absolutamente solo en el segundo palo. Minuto 45, más de lo mismo.

Mal inicio que se corrige con un dominio del juego y las ocasiones
La segunda parte comenzó igual que terminó: con una UDS que lo intentaba pero que pagaba caro sus errores atrás con opciones de gol para los vascos. La tuvo Marcos en el minuto 52 con un pase en profundidad al que llegó desfondado y su remate se estrelló en el portero Royo. Solo De la Nava ofrecía algo nuevo, bajaba a recibir y remataba.

La Real B dio el susto en las botas de Beitia que se plantó ante Bernabé y su disparo se marchó fuera ante una nueva pérdida en el centro del campo de De Lucas, un medio campo que no existió. Acto seguido Sergio García reclamó la pena máxima tras una caída dentro del área de la Real B.

Entonces, la UDS perdonó lo imperdonable en las botas de Marcos y de la Nava, pero tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió. Fue Jeremy, desaparecido hasta entonces y con todas las papeletas para ser sustituido por Coque, otro canterano, pero el gol frenó el posible cambio. Era el minuto 23 de partido. Sergio García puso un centro desde la derecha que tras tocar en un defensa, Jeremy la metió dentro del arco rival. Hasta Jonay se entonó un poco más, ira de las críticas de la grada, que se tornaron en aplausos al final. Cuando todo va bien, ya se sabe.

El árbitro, nefasto protagonista
Entonces, apareció un ‘no invitado’ de lujo, el árbitro que perjudicó a la UDS, especialmente en el minuto 83 cuando Jeremy, que se iba como una bala hacia la portería rival fue frenado por Etxebeguren en lo que era una roja directa, pero el colegiado solo castigó al vasco con amarilla. A la UDS le crecen los enanos. Volvió a jugar Coque después de permanecer en el olvido mucho tiempo; salió Ramos y Javi Hernández estuvo a punto de debutar y si no lo hizo fue porque el árbitro no lo permitió. Y la afición, un poco fría, como la tarde, se volcó con el equipo, que ya gana en casa.

Con el pitido final, alivio, suspiros y aplausos a un equipo muy necesitado de cariño y de puntos. Ojalá sea el principio del resurgimiento. Con De la Nava y la cantera, todo es posible. El primero ya lo ha demostrado. Apareció, y de qué manera.

ONCES INICIALES

UDS: Bernabé; Andrés, Borrego, Cuadrado, Pablo Gómez; De Lucas, Jonay, Jeremy (min.90 Sergio Ramos), Sergio García (m. 85 Coque); De la Nava y Marcos Márquez.

REAL SOCIEDAD B: Royo; Plaza, Zaldúa, Errasti, Etxebeguren; Callens (min. 82 Kodro) Beitia, Ros, Rodríguez; Ozkoidi (min. 77 Pons) y Barcina (min. 73 Hervías).

INCIDENCIAS: Partido disputado en El Helmántico ante 3.837 espectadores.

GOLES: 1-0 Carlos de la Nava (min. 3). 1-1 Barcina (min. 42). 2-1 Jeremy (min. 68).

ÁRBITROS: Santos Pargaña (colegio andaluz). González Lucenilla y Rojas Domínguez. Amonestó a De la Nava (m. 32), Borrego (m. 45), Villoria (m. 84) y De Lucas (m. 92)por parte de la UDS. Y sacó amarilla a Errasti (min. 76), Zaldúa (min. 80) y Etxebeguren (min. 83).