Y a la sexta la racha se acabó

Algún día tenía que acabar la racha de empates del Guijuelo, que, en esta ocasión, fue negativa, ya que cosechó su primera derrota de la temporada ante el Real Unión de Irún, tras seis jornadas, en las que había empatado los cinco partidos anteriores.
ÁREA 11

Antonio Cazalila soprendió con la presencia en el once del brasileño Michael Thiago y de Sergio Boix, que debutaban como titulares en el club verdiblanco. Las bajas en ataque, en especial la de José Romero, hizo que el técnico cordobés optara por dar entrada al brasileño por detrás del salmantino Koeman. En el caso del valenciano su participación fue más sorprendente, ya que dejó en el banquillo a Chema.

El club chacinero perdió su primer partido tras un encuentro muy igualado en el que lo mas justo hubiera sido un empate, otro más. Ninguno de los dos equipos tiró entre los tres palos, a excepción de la última jugada, cuando el local Quero consiguió el tanto que daba la victoria a los suyos, la primera de la temporada del Real Unión en casa.

El Guijuelo confiaba en la mala racha del Real Unión en su feudo (donde aún no habían ganado los irundarras), para intentar sumar su primera victoria de la temporada. Sin embargo, de entrada, fue el Real Unión de Irún quien empezó mejor el encuentro, y nada mas salir de los vestuarios le quitó la posesión al club chacinero, empezando a cerrar a los salmantinos en su campo. Pero según fueron pasando los minutos las fuerzas se fueron igualando y ninguno de los dos equipos eran capaces de llevar el control en el centro del campo. El Guijuelo no conseguía hacerse con la pelota, pero cuando la tenía el conjunto charro tampoco era capaz de hacer peligro arriba.

La primera media hora de partido fue un tanto aburrida y con pocas ocasiones de gol. Sin ir más lejos, el primer disparo a puerta no llegó hasta el minuto 30 y tuvo que ser a balón parado: Luisma ejecutó una falta desde la frontal del área y estuvo a punto de marcar para los locales, pero el poste evitó que el 1-0 subiese al marcador.

El Guijuelo también tuvo su oportunidad antes de llegar al descanso cuando Iturralde, tras aguantar bien el balón dentro del área, cedió atrás y Pichardo disparó, pero el balón se marchó fuera.

Tras el descanso no cambiaron un ápice las cosas, sobre todo en lo que a ocasiones de gol se refiere. Ni un equipo ni otro ponía en peligro a la zaga rival, pero se notó que al Guijuelo le valía con puntuar en el Stadium Gal y que el Real Unión tenía que ganar. Los cambios que realizaron ambos entrenadores también reflejaron esta situación. Así, mientras que Cervera dio entrada a tres hombres de ataque, el entrenador charro prefirió esperar a los últimos minutos para dar entrada a sus recambios.

Con todo, el Real Unión empezó a encerrar al Guijuelo en su campo y los visitantes solo conseguían crear cierto peligro a la contra. Todo indicaba que el partido iba a acabar con el mismo resultado con el que empezó, pero en el último suspiro la racanería del Guijuelo tuvo castigo. El portero irundarra sacó una falta desde su área y mandó el balón hasta el área del conjunto charro, donde tras un rechace el esférico quedó muerto y Quero, de cabeza, marcó el único tanto del partido.

Era el minuto 94 y solo quedó tiempo para una jugada mas, el Guijuelo fue a por todas arriba pero los locales consiguieron despejar sin problemas el peligro y quedarse con los tres puntos.

El descuento, que en el partido del pasado miércoles frente a la Real Sociedad B les favoreció, en esta ocasión tuvo consecuencias negativas para los hombres de Cazalilla.