Xoel López: "Están haciendo a la sociedad más aburrida, porque no hay conciertos"

El músico gallego inicia en Salamanca su nueva gira, en la que presentará su trabajo Atlántico.

Xoel López ha vuelto a España tras casi cinco años de periplo por Sudamérica. Se fue siendo Deluxe, y vuelve con otro nombre y con un nuevo trabajo, Atlántico, que desde abril de 2012 no para de cosechar éxitos en forma de críticas, premios y fans satisfechos. Salamanca, que fue su casa durante algún tiempo, es el punto de partida para su gira española, que le mantendrá en la carretera durante todo el invierno.

 

Después de pasar una buena temporada en Sudamérica vuelves a España, ¿para quedarte?

Sí, ahora estoy viviendo oficialmente en Madrid. Durante el último año y medio, desde que saqué el disco, he pasado temporadas en Coruña, pero ahora estoy en Madrid hasta nuevo aviso.

 

¿Este viaje ha sido una especie de retiro espiritual? ¿Una forma de dejar atrás Deluxe?

Ha sido por muchas cosas, es difícil dar con la razón exacta. En parte sí que ha sido un retiro espiritual, porque quería dedicarme a la vida, y no solo a pensar en el trabajo. Desde muy joven estuve poniendo toda la carne en el asador.

Pero también ha tenido que ver con la parte artística, para ver todo desde otro lugar. Ha sido una experiencia vital acojonante en lo personal y en lo musical. Buscaba refrescarme, conocer nuevos mundos, nuevas formas de entender la vida, paisajes, metáforas… tenía muchas ganas de explorar, y de aventura.

 

¿Ha sido también una manera de desconectar de España?

No era mi intención hacerlo, pero no me ha quedado otra. He mantenido el vínculo, pero he estado desconectado un poco de casi todo porque, además, no he tenido una vida fija en un punto, sino que he viajado bastante, y he conocido países de Latinoamérica y un poco de Estados Unidos.

 

¿Estabas un poco “cansado de estar cansado”, como dices en una de tus canciones?

No, decir eso sería una exageración. Sí que tenía cansancio, pero supe adelantarme, no recuerdo sentir que me hubiese quemado. Pensé que era un buen momento para descansar y replantearme cosas. Necesitaba perspectiva, porque iba sacando discos tan seguidos y trabajaba a un ritmo tan frenético que necesitaba un respiro. Así pude decidir con qué me quedaba y con qué seguía. Una de las cosas que me planteé fue el cambio de nombre, como reflejo de ese cambio.

"Nunca he sido de premios. No siento que haya un disco que sea el mejor del año, ni artistas mejores que otros."

Haberte encontrado a tu regreso con un 21 por ciento de IVA en la cultura bien, ¿no?

Lo llevo mal. Me parece que la cultura en España, y el sector musical en particular, es bastante endeble, y siempre ha sido bastante inestable. La subida del IVA está haciendo que muchos artistas se planteen no venir a España, o que no salgan de gira porque no les compensa. Están haciendo que la sociedad sea más aburrida, porque no hay conciertos y la gente no puede disfrutar de ellos.

No lo entiendo, se puede pensar que si la gente vota a un partido que decide eso será que eso es lo que quiere la gente, pero espero que no sea así.

 

Desde el título se ve que tu último trabajo, Atlántico, bebe de tu estancia en Sudamérica. ¿Qué hay de esas tierras en el disco?

Son muchas cosas, y a veces están en los lugares menos aparentes. Hay cosas que tienen que ver con determinados ritmos, letras… o con las sensaciones que he tenido. Se trata de un espíritu que va más allá de lo estético, que tiene que ver con lo esencial de mis vivencias allí. Cómo se vive la música, la cultura, el día a día… todo eso está en mis canciones y por supuesto que está en el disco, pero también tiene cosas de las que he hecho toda la vida. Muestra una evolución, pero tampoco sorprende a los seguidores de mis etapas anteriores.

 

Atlántico fue todo un éxito en los Premios de la Música Independiente. ¿Qué han supuesto para ti los galardones que recibiste?

Nunca he sido de premios. No siento que haya un disco que sea el mejor del año, ni artistas mejores que otros. Pero estos premios me hicieron mucha ilusión, porque los vota el público y porque el disco es un apuesta artística personal. Siento que en España se ha entendido muy bien, que se ha recibido con una mentalidad muy abierta. Es como si el público me hubiera animado a experimentar y a hacer cosas, porque ellos van a estar ahí.

 

De Coruña a Buenos Aires, pasando por Salamanca y Madrid. Corres mucho en tu último videoclip.

Es un vídeo que dirige Lola García Garrido y que refleja lo que ha sido mi vida y mi carrera artística hasta ahora. Nací en Coruña, viví tres años en Salamanca, también viví y vivo en Madrid y en Buenos Aires he pasado buena parte de los últimos cinco años. En el vídeo también aparecen referencias más o menos sutiles a mis discos anteriores. Lo de correr… bueno, es que hago mucho deporte y soy un tipo sano.

 

Has estado varias veces en Salamanca. ¿Le tienes un cariño especial a su gente?

Sobre todo a la ciudad. Es un lugar en el que compuse muchas canciones de la etapa Deluxe, y hay una parte de mi vida que pertenece a esas calles. Me gusta volver, porque es un rincón de mi vida, un sitio donde tengo amigos y del que recuerdo cosas maravillosas. Siempre es un placer volver a Salamanca.

 

A Buenos Aires ya le dedicas una, ¿para cuándo una canción a Salamanca?

Una de mis canciones que más éxito ha tenido, Que no, la compuse en Salamanca. No es una oda a la ciudad, pero sí representa un momento importante en mi carrera con respecto a la composición. El videoclip de Tierra demuestra que no me olvido de ella.