Xabi Alonso: "Teniendo la Copa del Mundo en las manos, todas las demás te parecen llaveros"

Xabi Alonso

 Xabi Alonso confesó que para él, una vez ha tenido la Copa del Mundo en las manos, "todas las demás" le parecen "llaveros", al tiempo que calificó como "bendición" la generación actual de jugadores españoles.

"Cuando lo vives --ganar la Copa del Mundo-- no sabes si es real. Es tan culminación de la carrera o llegar tan alto la carrera que al tener esa copa en las manos todas las demás te parecen llaveros. El poder haber conseguido eso, en el momento es inexpresable. Yo pensaba a ver si iba a llorar pero no me salían esas lágrimas", confesó en una entrevista con Iñaki Gabilondo dentro del programa conducido por el periodista en Canal+.

El jugador vasco aseguró que aún no es consciente de lo que ha logrado con la selección española. "No hay percepción absoluta de lo que hemos conseguido. No nos da tiempo a valorar lo que conseguimos para lo bueno y para lo malo. Con los años, cuando tengamos la tranquilidad de ver lo que hemos conseguido lo valoraremos y tendremos una dosis de orgullo", indicó.

Además, el de Donosti aseguró que su condición de jugador vasco en la selección española nunca le ha representado un problema ya que siente "de una manera natural" tanto "una cosa" como "la otra", ya que ambas le "representan". "Estamos dentro de un país grande y poder ser uno de ellos --de los que juegan con la selección-- significa mucho", apuntó.

Alonso indicó que los jugadores perciben "esa responsabilidad" de vestir la camiseta nacional cuando están "juntos". "La generación que nos ha tocado es una bendición, haber empalmado Eurocopa-Mundial-Eurocopa es historia. Esta generación va a pasar a la historia", indicó.

El '14' de España radiografió el perfil del jugador español y la influencia de Del Bosque. "En general, el perfil del jugador español es generoso a la hora de anteponer lo colectivo a lo individual. Luego está marcado por la personalidad de Del Bosque, que tiene ese carácter de saber llevar bien las cosas, de ser solidario, muy generoso, llevar una educación, llevar valores técnicos", aseveró.

"PARA LO BUENO Y PARA LO MALO, EL MADRID ES EL CLUB MÁS GRANDE"

En lo relativo a su club, el Real Madrid, Xabi Alonso analizó qué significa para él. "Cuando lo vas conociendo te das cuenta de la magnitud, es el club más grande. Es como un ministerio dentro de Madrid por la importancia de cada cosa, la infraestructura, los días de partido la gente que mueve, la repercusión de cada cosa. Para lo bueno y lo malo, el Madrid es el club más grande", señaló.

Además, el de Tolosa se calificó a sí mismo como un madridista de adopción. "Yo no soy un madridista de cuna, yo soy un madridista adoptado y ahí estoy y así me voy a quedar. El madridismo te va enganchando, captando, lo vas viviendo, conociendo y la gente te va transmitiendo el sentimiento y yo ya lo tengo muy incorporando. Tengo orgullo de club, por supuesto", explicó.

Alonso explicó cómo fue su llegada al actual campeón de Europa. "Entré bien, estaba Pellegrini, que me dio importancia a la hora de empezar a jugar. Yo ya tenía una personalidad que cinco años antes no hubiese tenido. Ahora sí grito a Cristiano Ronaldo, a los 22 años igual a Zidane no le hubiera gritado. Es parte del proceso de hacerte futbolista", comunicó.

No eludió el jugador donostiarra hablar de la etapa de José Mourinho, explicando cómo fue el último año con el luso. "Hubo conflictos individuales que repercutieron en la dinámica colectiva, son cosas del fútbol y por eso hicimos una mala temporada el año pasado", expuso. Antes de valorar su papel individual, del que dijo que él se portó como "un profesional" y que en los problemas del vestuario "ni uno ni otro" tienen la razón "absoluta".

Siguiendo con la figura del entrenador de Setúbal, el centrocampista analizó su trayectoria deportiva en el equipo capitalino. "Cuando llegó Mourinho, lo hizo con prestigio y crédito. Para entrenar al Madrid hay que hacerse respetar. Es exigente consigo mismo y al llegar dijo: 'las alineaciones las hacéis vosotros, el que mejor esté va a jugar y el que no esté tan bien no va a jugar'. Puso el listón alto, hay jugadores que conviven mejor con ese nivel de exigencia y otros que no, y a este nivel hay que saber. Yo prefiero uno que me exija", diseccionó.

"Los dos primeros años fueron muy buenos, se creció... el Madrid llevaba seis años cayendo en octavos. Llegar a semifinales no es el objetivo, pero se estableció un nivel de competitividad del que el Madrid no se puede bajar. Él consiguió eso pero no el ganar", continuó.

"ME HA QUEDADO LA ESPINITA DE NO GANAR LA LIGA CON LA REAL"

El jugador vasco habló también de los equipos en los que militó antes de jugar en el Real Madrid. Sobre la Real, el equipo del que él y toda su familia son socios, aseguró que entró con "el pie derecho" porque todo le fue bien desde el inicio, pero que le ha quedado la "espinita" por no ganar la liga del año 2003, en la que el equipo de San Sebastián quedo segundo.

También habló Xabi del Liverpool, equipo en el que jugó cinco años. "Caí bien ahí y el primer año ganamos la 'Champions'", reconoció, además de asegurar que buscó integrarse en la "cultura inglesa", y que en Liverpool se encontró una ciudad "orgullosa, trabajadora, con entidad marcada". Sobre el equipo 'red', se deshizo en elogios hacia Anfield, del que dijo que "impresiona, motiva y tiene mucho encanto". "Para mí", siguió, "es uno de los templos del fútbol, un estadio austero con mucha alma".

Y para acabar habló del Eibar, equipo en el que militó en los inicios de su carrera, del que aseguró que es "histórico" lo que "está haciendo y lo que ha hecho", ya que son "austeros, responsables" y que valoran "mucho lo que tienen". Además, indicó que su estancia en el equipo 'armero' le sirvió para darse "cuenta del rigor que hay que tener para seguir haciendo carrera".