Wiggins se corona en París

Primer británico campeón del Tour
El ciclista británico Bradley Wiggins (Sky) se ha proclamado vencedor de la 99º edición del Tour de Francia tras pasearse con el maillot amarillo por las calles de París en la última etapa, disputada entre la localidad francesa de Rambouillet y los Campos Elíseos sobre 120 kilómetros, mientras que el británico Mark Cavendish (Sky) se llevó el triunfo en la última jornada al 'sprint'.

Cavendish se impuso en la línea de meta al eslovaco Peter Sagan (Liquigas-Cannondale) -que se quedó a un paso de lograr su cuarta victoria en la ronda gala- y al australiano Matt Goss (Orica Green-Edge).

De esta manera, Wiggins, primer campeón británico de la ronda gala, suma su primera victoria en la general del Tour a un palmarés en el que destacan sus seis medallas olímpicas o sus tres títulos de campeón del mundo en persecución. Así, Wiggins sucede al australiano Cadel Evans (BMC) en el palmarés de la ronda gala.

El británico se lleva un Tour que estuvo controlado de principio a fin por el equipo Sky, hasta el punto de que casi el único rival del maillot amarillo durante las tres semanas de 'La Grande Boucle' fue su compañero Chris Froome, que finalmente concluyó segundo la ronda gala. El tercero en discordia ha sido el italiano Vincenzo Nibali (Liquigas), a quien el equipo Sky no ha dado ni un segundo de respiro.

El pelotón se presentó agrupado en Versalles cuando faltaban 60 kilómetros para el final. El recorrido no presentó incidentes ni movimientos en las dos cotas de cuarta categoría que se subieron con anterioridad.

La tranquilidad fue la nota predominante y la última etapa que cumplió los pronósticos. Fue un homenaje al líder de la prueba, Bradley Wiggins, y al resto de premiados con el maillot a lunares rojos de la montaña, para el francés Thomas Voeckler; el blanco de mejor joven, para el estadounidense Teejay Van Garderen; o el verde de la regularidad, para el eslovaco Peter Sagan.

A medida que se acercaba la meta final en los Campos Elíseos el pelotón fue incrementando el ritmo de carrera y se produjo la primera intentona de fuga con ciclistas deseosos de poder hacerse con la victoria en la tradicional última etapa en las calles de París.

Una escapada a poco menos de 30 kilómetros para la línea de meta llegó a acumular unos valiosos 25 segundos de ventaja. Finalmente, la escapada no llegó a buen puerto y Wiggins colaboró para que su compañero Mark Cavendish se impusiera en las calles de París y lograra su tercera victoria en la presente edición del Tour de Francia.