Visto bueno definitivo para construir una piscina en la huerta del convento de San Esteban

Vista aérea del Monte Olivete, la huerta del convento de San Esteban.

La comisión territorial de Patrimonio autoriza la obra en el conocido como Monte Olivete, el nombre de la huerta que durante décadas ha estado vinculada al convento. Los frutales, en progresivo abandono, dejarán su sitio a la nueva piscina de un hotel colindante.

La comisión territorial de Patrimonio ha autorizado el proyecto básico y de ejecución de una actuación de paisajismo en el Monte Olivete, el lugar que ha ocupado durante décadas el huerto del convento de San Esteban. Bajo este nombre se encuentra la construcción de una piscina para el hotel que hay en la calle Arroyo de Santo Domingo. La autorización por parte del órgano de la Junta competente en materia de patrimonio supone que la piscina cuenta con todos los permisos para su ejecución, ya que el pasado verano ya obtuvo licencia del Ayuntamiento de Salamanca.

 

El denominado proyecto paisajista consiste en la reordenación de la histórica huerta del Convento de San Esteban, que es parte del conjunto conventual, como espacio de esparcimiento y sobre el que se construirían edificaciones no existentes: aseos, botiquín, depósito de agua, quiosco, piscina de hormigón armado y fuente. También se contempla la instalación de elementos ajenos a la “esencia del jardín monacal” como una pérgola para plantas enredaderas, farolas y bancos.

 

La nueva piscina ocupará el sitio que durante décadas se ha destinado a una huerta con árboles frutales y obligará a actuar en un entorno sensible. El solar está en el interior del Conjunto Histórico de Salamanca y en el ámbito de actuación del convento de San Esteban, declarado BIC, lo que obliga a una serie de cautelas. De hecho, y como reconoce la licencia ya concedida por el Ayuntamiento, tendrán que hacerse catas arqueológicas para descartarse el daño a posibles restos arqueológicos.

 

Es factible que aparezcan porque se trata de un lugar con mucha historia. Estos terrenos formaron parte del monte donde predicó San Vicente Ferrer y donde se ubicó uno de los cruceros de la ciudad. Desde hace décadas es el huerto del convento y cuenta con árboles frutales que, según denuncia  'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio', han sido abandonados deliberadamente dado su próximo destino. Esta asociación presentó alegaciones hace meses sobre el proyecto.

 

'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' entiende que el proyecto presentado no revaloriza el Conjunto Histórico de Salamanca, ni al Bien de Interés Cultural del Convento de San Esteban, únicamente trata de transformar una huerta conventual, que ya de por sí es un espacio para el esparcimiento de los clientes del establecimiento hotelero, en uno nuevo que "complete la oferta de ocio del hotel".