Virginia Carrera: "El PP no genera estabilidad en Salamanca, se están marchando tres jóvenes cada semana"

Virginia Carrera, número 1 por Ganemos Salamanca (Foto: Alba Villar)

Virginia Carrera es la cabeza de lista de la agrupación de electores Ganemos Salamanca, una de las novedades de las elecciones y que está en las quinielas para entrar en el Ayuntamiento.

Virginia Carrera (Ávila, 1979) llegó en 1999 a Salamanca para estudiar en la Universidad de Salamanca, "algo que me hacía mucha ilusión", primero Educación Social y luego Trabajo Social. Vinculada a movimientos como Trece Rosas y presente en otras candidaturas en elecciones anteriores, es una cara conocida de la política local. Es experta en género y relaciones laborales y trabaja desde hace 11 años como asesora en CCOO, además de dar clases en el área de Derecho de la Universidad de León.

¿Os pesa que no acabe de estar claro qué es Ganemos Salamanca, al menos, no en los términos de los partidos tradicionales?

No nos pesa, al contrario. No somos un partido tradicional, no somos un partido al uso, lo que somos es una forma nueva de hacer política. Lo nuevo siempre hay que andarlo explicando. Si fuéramos un partido que llevara 20 años en la oposición todo el mundo sabría lo que hemos hecho y sobre todo lo que no hemos hecho. Pero al ser una agrupación de electores, una nueva fuerza que irrumpe en la ciudad con un objetivo muy concreto, que es echar al PP y acabar con el bipartidismo, lo que tenemos que estar es muy orgullosos por ser de otra manera. No podemos decir que llevamos 20 años haciendo algo, lo que queremos es que esos 20 años que no se ha hecho nada cambien con otras fórmulas de hacer política.

 

¿Está la gente cansada de la actual manera de ver la política?

La gente está muy cansada y lo está pasando mal, y la gente lo que no quiere es que su Ayuntamiento, que es la institución más cercana, la casa de toda la gente, que tendría que ser su paraguas de protección, no tenga en cuenta lo que pasa hoy en día. Las personas que viven en Salamanca quieren un cambio y lo percibimos de dos maneras. Ganemos Salamanca ha obtenido casi 2.400 avales para presentarse a las elecciones y eso es un claro indicador de que algo está ocurriendo porque es histórico, nunca había pasado en Salamanca que un partido se vea avalado por DNI de ciudadanos. Y la gente cuando nos ve por la calle nos lo dice: "qué váis a hacer", "esto tiene que cambiar", "cómo les echamos", "qué ha pasado en Salamanca estos 20 años para que esta ciudad haya caído tanto"... En nuestra campaña estamos manteniendo contacto con la gente y es otra forma de hacer política.

 

¿Qué ha pasado todos estos años para que la situación de Salamanca sea la que es, con más paro, menos población y miles de jóvenes que se marchan?

Lo que ha pasado es que no ha habido nada de transparencia, sabemos que hay corrupción y que la oposición ha mantenido una postura cómoda en la que ni ha sacado nada a la luz ni ha hecho lo posible porque esto cambie. La gente si en 20 años todo sigue igual, no solo igual, sino que hay pasos atrás, por algún lado rechina y esto no es más que la canalización de que la gente está harta.

 

¿Experimento? Ellos sí que son un experimento que en 20 años no han hecho nada con Salamanca

 

Les tachan de experimento...

No somos ningún experimento, somos una realidad. Ningún partido político puede achacarnos nada porque somos los únicos que tienen 2.400 firmas de ciudadanos salmantinos. ¿Qué experimento es ese? Ellos sí que son un experimento que en 20 años no han hecho nada con Salamanca.

 

¿Qué saben del funcionamiento actual del Ayuntamiento de Salamanca?

El Ayuntamiento de Salamanca es tan oscuro que no tenemos la información. Lo que busca Ganemos es lo contrario, visibilizar, transparencia que todo el mundo sepa qué está ocurriendo y en qué se gasta el dinero. ¿Qué ha pasado estos años? Lo contrario: favores a amigos, campaña financiada de manera ilega, oposición callada... el Ayuntamiento no está funcionando porque nadie sabe lo que ocurre ahí y tiene que cambiar porque así no es que no funcione, es que ha hecho que la ciudad vaya más marcha atrás.

 

¿Cómo resumirías a los ciudadanos qué pasa en el Ayuntamiento con el PP?

Corrupción, falta de transparencia y falta de derechos sociales. Esas tres realidades las comparte todo el mundo en esta ciudad.

 

Se os achaca también que no os van a cuadrar las cuentas.

Las que nos van a cuadrar es que Ganemos va a gastar en lo que los ciudadanos quieran, por eso nos van a cuadrar las cuentas, porque todo el mundo va a saber en qué gastamos el dinero. Ahora mismo la información económica la entienden cuatro y ahora hay que generar una nueva que haga que todo el mundo se entere de lo que se hace, la última vecina de cada barrio. Cómo van a cuadrarles las cuentas si no se sabe en qué se gasta...

 

Participación dice Fernández Mañueco que ya hay...

¿Sí? Lo que quiere el Ayuntamiento es cada cuatro años pedirnos el voto en quince días de campaña y de vez en cuando pedirnos opinión de aquella manera con los proyectos aprobados y dados a una empresa. Lo que es participación es lo que hacemos nosotros, que la gente pueda opinar y dar sus propuestas, que cuando pasa la época de pedir el voto se tenga en cuenta a la gente, no aquí te pillo y aquí te mato y dame el voto cada cuatro años. Los consejos municipales no funcionan, el consejo de ciudad es un paripé, si las instituciones limitan la participación... que me digan cómo participa la gente. La información está vetada y eso no es participación, eso de toda la vida es falta de transparencia y antidemocracia.

 

Lo que quiere el Ayuntamiento es cada cuatro años pedirnos el voto en quince días de campaña y de vez en cuando pedirnos opinión de aquella manera con los proyectos aprobados y dados a una empresa

 

¿Qué es lo primero que va a hacer Ganemos en el Ayuntamiento?

El primer día que sea alcaldesa lo primero que vamos a hacer es retirar todos los cargos de libre designación, de confiana, que han entrado de manera poco clara, sin criterios objetivos y que han generado clientelismo y amiguismo y que no dan valor a los servicios públicos. Y que los puestos sean para la administración con criterios objetivos de capacidad.

 

Las encuestas dicen que se avecina una corporación fragmentada. ¿Se debe trasladar al control completo que hace el PP de la Junta de Gobierno y las sociedades municipales?

Controladas por completo, no, incontroladas por completo. Son los chiringuitos que tiene el Ayuntamiento. No queremos que haya ninguna mayoría absoluta en el Ayuntamiento y cuantas más fuerzas políticas haya en el Ayuntamiento, mejor para la democracia. Es bueno que se fragmente el Ayuntamiento, que haya muchas propuestas, que se cuente con la ciudadanía. ¿Qué pasa con los chiringuitos? Vamos a eliminar todas esas sociedades, espacios antinaturales que se han creado para favorecer a los amigos, integrarlas en el Ayuntamiento y con personal público porque si no matendremos lo que hay tenemos ahora, los dobles presupuestos, las cajas b, no sabemos en qué se gasta el dinero, la fundación de saberes se lleva tanto... Eso generará un Ayuntamiento con grupos políticos que obliguen a ejercer la democracia.

 

Virginia Carrera, candidata de Ganemos Salamanca a la alcaldía.

 

Uno de los argumentos del equipo de Gobierno es el miedo al cambio y la inestabildiad.

¿El PP genera estabilidad en la ciudadanía de Salamanca, que se están marchando tres jóvenes a la semana porque no pueden trabajar? ¿El PP está beneficiando a que la gente esté estable en Salamanca? Vamos... no es más que el miedo que tienen ahora ellos. Su gestión está cuestionada, está demostrado que se han financiado ilegalmente, lo han reconocido, que dan contratos a los amigos, que la gente no puede quedarse en esta ciudad... ese sí es su experimento y eso sí es inestabilidad, que la gente no pueda quedarse en Salamanca.

 

¿Qué le ha pedido la gente de Salamanca en la elaboración de su programa?

La gente quiere poder quedarse en Salamanca, tener un trabajo y vivir tranquila. Y quiere sentirse parte de la ciudad. Saber qué pasa con la corrupción, tener la información, eso es lo que quieren. La gente tiene que saber en qué se gasta su dinero. El malestar está en falta de transparencia, que convivimos con la corrupción y no pasa nada y volver a recueprar los servicios sociales privatizados para los amigos. Tenemos gente en la pobreza, excluída, con contratos de horarios intempestivos y no tiene recursos para que se les ayude.

 

La gente quiere poder quedarse en Salamanca, tener un trabajo y vivir tranquila. Y quiere sentirse parte de la ciudad

 

Empleo, vivienda y servicios sociales, una propuesta para cada.

Empleo. Hay que apostar por un empleo social y cultura, vinculado a la Universidad y verde. Hay que firmar un convenio con la Usal al día siguiente de entrar en el Ayuntamiento, no podemos dar la espalda a esta institución y que la investigación que genera repercuta en la ciudad y que el Ayuntamiento aporte recursos, no puede estar de espaldas. Vivienda. La gente se está quedando sin casa, hay que paralizar los desahucios. El Ayuntamiento tiene que tomar una postura porque no podemos tener gente en la calle desahuciada por los bancos y que no se haga nada. Servicios Sociales. La gente tiene derechos y esto tiene que ser el último recurso. Apostamos por servicios públicos, con puestos de trabajo vinculados a la dependencia por las muchas personas que tenemos que son mayores y se quieren sentir cuidadas. Encontramos falta de recursos para la gente que lo está pasando mal, el Ayuntamiento no puede subvencionar ahora un programa u otro, tiene que ser alto central en sus políticas, tiene que ser permanente, tiene que proteger a toda su ciudadanía siempre, no ahora sí, ahora no. Y eso pasa mucho en servicios sociales.

 

Esto parece muy pactable, luego a la hora de la verdad...

No conocemos a nadie que lleve esto en su programa, plantear transparencia de la última a la primera peseta, que la gente sepa en qué se gasta su dinero, plantear que fuera corruptos del Ayuntamiento. No sabemos que va a pasar el 24 de mayo, sabemos que salimos a ganar y que algo va a ocurrir porque lo que percibimos es que tenemos unos avales. No tenemos ningún interés en pactar con nadie que no va a hacer lo que hay que hacer. Hasta que no veamos programas, no podemos hablar, pero aquí se hace lo que se dice.