Vinokourov sorprende al pelotón y se impone en solitario en Revel

El kazajo Alexandre Vinokourov, encontró una victoria muy buscada en la decimotercera etapa, disputada entre Rodez y Revel, la víspera de la entrada del Tour en los Pirineos, donde el líder luxemburgués Andy Schleck y el español Alberto Contador se jugarán la victoria final.
EFE

Vino, de 36 años y vencedor de la Vuelta 2006, lo intentó la víspera en Mende, donde Purito Rodrìguez se impuso, pero el kazajo metió ficha de nuevo para salirse con la suya. Y lo consiguió a su manera, con un ataque lejano, a seis kilómetros de meta.

El veterano del Astana, germen del equipo que lleva el nombre de la capital de su país, adelantó en la llegada en 13 segundos al pelotón principal encabezado por el británico Mark Cavendish y el italiano Alessandro Petacchi, con un quinto puesto en esta ocasión para el español José Joaquín Rojas.

Los favoritos trataron de ahorrar fuerzas para la semana decisiva que entra el domingo en Pirineos, si bien el fuerte ritmo les obligó a dar más pedales de los deseados. Andy Schleck se presentará en la cordillera vestido de amarillo, con Contador al acecho, a 31 segundos.

Una jornada en principio marcada para aventureros o esprinters, trufada de insignificantes cotas, que contó con una escapada de 185 kilómetros a cargo del español Juan Antonio Flecha y los franceses Sylvain Chavanel y Frederic Fedrigo. Tres corredores de nombre, ya que los tres tienen triunfos de etapa en el ronda francesa.

Pero el pelotón no tiró de palmarés a la hora de echar abajo la escapada a nueve kilómetros de meta. El Columbia se agrupó y empezó una nueva etapa. Un puerto de tercera categoría, a siete kilómetros de meta, agitó los ánimos de los apostantes de última hora. Salió sin suerte el ex campeón mundial Alessandro Ballan. Y volvió a comprar papeletas Alessandre Vinokurov, desheredado de galones de jefe.

Al final, el kazajo se llevó la etapa y una buena dosis de tranquilidad ante la semana decisiva del Tour, en la que tendrá un papel importante al servicio de su líder, o de él mismo para intentar ganar otra vez.