“Vine con la intención de ganar títulos trabajando a mi estilo, pero no he podido”

Jordi Fernández ENTRENADOR DE PERFUMERÍAS AVENIDA
Isabel de la Calle

¿Cuál es el balance que hace de esta temporada recién acabada?
Hasta el jueves fue todo muy positivo. Logramos lo que el club pretendía y cumplimos los objetivos que teníamos. Nos eliminó el subcampeón de Europa. Pero también tengo un sabor amargo al no forzar el tercer partido.

¿Cuál ha sido el mejor momento?
Sin duda, cada partido en Würzburg porque es emocionante. Quizá también el momento en el que eliminamos a Bourges. Pero lo de la afición es increíble, es completamente leal. De hecho, Avenida es el único club de España que juega por toda una ciudad.

¿Y el peor?
El día que perdimos contra Rivas porque nos pasaron por encima en casa y fue una derrota fea. También el día de ayer al no poder rematar la faena.

¿Cómo está ahora mismo su situación en el club?
Pues a día de hoy nadie ha dado un paso adelante, por lo que soy consciente de que no ha cambiado nada y estoy fuera. El lunes o el martes tendremos una reunión con la directiva, aunque no sé si es para despedirnos, de verdad. Pero vamos, no voy a salir huyendo porque aún tengo muchas ganas de comer jamón (risas).

¿Volvería a firmar por Avenida sabiendo cómo ha ido el año?
Sólo puedo responderte que a nivel deportivo ha sido un año genial para mí, pero que personalmente ha sido muy duro. En resumen, si me dicen que jugando dos finales y llegando a cuartos de la Euroliga voy a pasarlo así de mal, con esa falta de confianza, no lo hubiera creído.

¿Dónde comenzó el desencuentro con la directiva charra?
Yo vine con la intención de ganar títulos trabajando a mi estilo, pero no he podido. Quizá no les gustó la forma de jugar y se creó una desconfianza en torno a mí. Creo que la directiva está acostumbrada a ganar y hubo muchos nervios en diciembre o enero. Faltó calma. Tuvimos un rifi-rafe sin importancia pero a partir de ahí ya siempre intuí una desconfianza en mi forma de trabajar.

¿No la conocían ya al ficharle?
Pues llevo 38 ó 39 temporadas entrenando y mi forma de ser es así. Soy de los que creo que si se hubiera trabajado siempre a mi manera se hubiera podido lograr algo más.

¿El grupo ha estado unido?
Excepto Sasha, Olga y varias cosas de Le’Coe, el resto de jugadoras ha estado a muerte con nosotros y el que diga lo contrario es un embustero.

¿Cuál fue el problema con Sasha?
Sólo uno en un entreno en el que yo dije que se pusieran a tirar y ella entendió “estirar”. Lo discutimos y punto. Después hablé con ella a solas para motivarla y decirle lo que esperaba de ella. Cuando se marcha ella sabrá porqué, pero no por mí. Siempre antepongo los intereses del club a los míos.

El caso de Olga es diferente...

Si me lo permites, no quiero hablar de ella. El tiempo pone a cada uno en su sitio. A mí no me ha hecho daño, pero al equipo sí. De hecho, hasta ayer (por el jueves) mi primer cambio por Sancho ha sido ella.

¿Le ha sorprendido alguien favorablemente en el plano deportivo?
¡Todas! Salvo las que hemos comentado antes, el resto son increíbles. Lo de Silvia me ha emocionado. Es un premio a la honestidad, es una mujer implicada, es un ejemplo. Isa me ha aportado muchos intangibles en el vestuario… todo el resto ha llevado al equipo donde ha llegado.

¿Qué le ha faltado a Avenida para lograr un título?
¡Dinero! (risas). Con un millón y medio más de euros estaríamos ahí, pero como no lo había yo soy de los que piensa que hay que sacarlo de otra forma: con rigor y trabajo. Con todos más implicados creo que podríamos haber rascado algo más.