Villoruela celebra su día grande y recuerda el pago con celemín

Ver album

Durante el tradicional remate de banzos -puja por la entrada en la iglesia de los pasos- se ha vuelto a 'pagar' con esta antigua moneda de cambio.

Las fiestas de Villoruela han vivido este sábado 16 de julio su día grande con la misa y posterior procesión en honor del Cristo de la Esperanza y de la Virgen del Carmen.

 

Tras hacer el recorrido con los dos pasos, ha tenido lugar la puja para hacerse con uno de los cuatro puestos para llevar las imágenes el próximo año, denominada 'remate de banzos'.

 

Las pujas se realizan en celemines, que era una cantidad de trigo que se utilizaba antes como moneda de cambio y que hoy equivaldría a unos 26 céntimos de euro.

 

En esta ocasión se han pagado 300 celemines por cada uno de los dos banzos delanteros del Cristo de la Esperanza y el trasero de la izquierda, y 200 por el derecho de atrás. En cambio, por cada uno de los dos banzos delanteros de la Virgen del Carmen se han pagado 50 euros, mientras que por los de atrás, 60 y 90.

 

Tras la celebración religiosa, por la tarde es el turno del deporte con el festival de pelota a mano y después el encierro del Toro del cajón, para terminar la jornada sabatina con una verbena en la plaza del pueblo amenizada por el grupo Origen.​

 

Este domingo habrá hinchables, la final de bolos y el II Gran Premio de Autos Locos. La merienda de carne de vaca y la discoteca móvil pondrán el colofón a las fiestas de la localidad salmantina, siempre muy concurridas.

Noticias relacionadas