Viejos hábitos, malas consecuencias

Los brotes verdes no acaban de florecer y la Unión Deportiva Salamanca volvió a perder y a dejar escapar una oportunidad de oro para haber dado un golpe sobre la mesa en su búsqueda de la salvación. Frente a un rival directo como el Recreativo de Huelva volvieron los viejos hábitos, los errores, las precipitaciones, la falta de ambición –o al menos de no saber cómo plasmarla–, los despistes en las jugadas a balón parado y así las consecuencias suelen ser nefastas.
Teresa Sánchez

Cayó la UDS frente a un adversario que no es mejor o al menos no ofreció la sensación de saber jugar mucho mejor al fútbol pero que sí supo estar ordenado cuando hizo falta y dar un paso al frente en el momento justo en que vio a la Unión desorientada para darle el golpe definitivo. Un gol en partidos como este y entre rivales así, suele ser suficiente.

Con tres puntos en juego pero que para ambos tenían un valor casi doble, los dos contendientes parecieron plantarse en el campo dispuestos a medirse, a estudiar al rival antes de atreverse a hacerse con la iniciativa o el mando del encuentro.

La UDS mantenía más tiempo el balón en sus pies pero sin apenas profundidad, tratando de apretar a un adversario que se resguardaba en su campo buscando alguna salida rápida y tratando de alcanzar el área de Biel Ribas buscando centros desde las bandas, que fue el primer portero en entrar en acción para blocar alguno de esos envíos. Mucho más seria tuvo que ser su intervención cuando el encuentro alcanzaba el minuto 20 y, de nuevo, el Recreativo lograba poner un centro con peligro sobre el área unionista. Moratón erró en el despeje y Pablo Sánchez remató en el primer palo para que el portero salmantino despejara a córner.

El Salamanca no parecía cómodo sobre el césped, no tanto porque su rival le agobiara como por las imprecisiones en las que caía una y otra vez. No parecían cómodos los medioscentros, Mario tenía que bajar demasiado a buscar el balón y en ocasiones lo perdía en lugares peligrosos. Faltaba movilidad arriba y sólo en acciones contadas se ganaba el área rival sin tener que echar mano al balón en largo. En una de esas oportunidades llegó el primer disparo de los unionistas, tras una buena acción por la izquierda que finalizó Arbilla con un disparo cruzado que se le marchó ligeramente alto.

Aunque lo intentaban los charros y tenían un mayor control no conseguían ganar en continuidad ni oportunidades y lo más peligroso hasta el descanso fue un disparo al área en el que se solicitaron manos de un zaguero visitante. Pareció una acción clara pero el colegiado hizo caso omiso y señaló saque de esquina. Enfrente el Recreativo, que se había resguardado en su campo unos minutos, apareció en los últimos instantes de esa primera mitad para llegar con relativo peligro en un par de acciones, sobre todo una en la que Alejandro Zamora, muy oportuno, apareció en el momento justo para cruzarse y despejar el chut de Aitor.

Se esperaba un Recre más resguardado en la segunda parte e incluso dio la sensación de salir con la intención de dejar que pasaran los minuto como si el empate fuera un resultado suficiente pero la actitud del Salamanca, de nuevo impreciso y cada vez más retrasado, les invitó a buscar el marco de Biel Ribas. El dominio ahora sí era de los visitantes aunque en una acción aislada, tras botarse una falta, a punto estuvo Marcos Márquez de acertar en un remate en el segundo palo. No lo hizo y poco después el Recreativo aprovechó un saque de esquina para poner el 0-1. Lamas, totalmente libre de marca, cabeceó a placer dejando en evidencia que aun hay mucho que trabajar en ese aspecto.

Acuso el gol la Unión a la que ni siquiera los cambios consiguieron cambiarle la cara. Toti le dio algo más de mordiente al ataque e incluso probó fortuna con el disparo pero fueron los visitantes los que, a la contra, estuvieron más cerca de tocar un marcador que no se movió más.