Vicepresidencia remunerada en el Senado, 1.000 euros más al mes para Javier Iglesias

Javier Iglesias, en el momento de jurar su cargo y ser nombrado senador.

Iglesias repite como vicepresidente de comisión en el Senado, un cargo con una remuneración extra, y redondea un sueldo superior al que cobraba en la Diputación.

El ataque de política nacional que este miércoles le ha dado a Javier Iglesias en el Día de la Provincia, con un discurso que ha generado una alta desaprobación, confirma que ahora mismo mira más al Senado y su carrera en la Cámara Alta que a otra cosa. Motivos económicos no le faltan, porque renunciar al sueldo fijo de la Diputación le ha abierto la puerta a una remuneración mayor en el Senado que ha redondeado con un cargo en una comisión.

 

Como ocurriera en la corta legislatura de principios de año, Iglesias ha conseguido una vicepresidencia de comisión en el Senado; en concreto, la de entidades locales, que le encaja por ser el único presidente de Diputación que, además, se ha empeñado en estar en el Senado. Esta misma jugada ya la hizo el pasado febrero.

 

Este cargo no es uno más ya que es uno de los que están remunerados. Además de su asignación constitucional y una dieta por ser de Madrid o fuera, el presidente del senado y vicepresidente, los presidentes y vicepresidentes de comisión, portavoces y miembros de la mesa del Senado tienen una retribución extra adicional. En el caso del vicepresidente de comisión, son 1.046 extra en cada una de las pagas del Senado. Mil euros al mes que redondean un sueldo más que generoso.

 

La asignación básica es de 2.813,91 euros al mes; a ellos hay que sumar una indemnización para gastos de 1.822,38 euros para los senadores de circunscripciones distintas a Madrid y de 869,09 euros para los electos o designados por Madrid. En total, en el caso de Iglesias, más de 4.600 euros de sueldo base al mes, a los que hay que sumar los mil euros de la vicepresidencia de comisión: 5.600 euros de salario cada una de las catorce pagas. Son más de 78.000 euros brutos al año, aunque la tributación de las indemnizaciones y del salario es diferente. Y todas las ventajas del kit del senador: teléfono, ordenador, tablet, despacho, viajes pagados, bono taxi...

 

En el cambio ha salido ganando. Según su propia declaración de bienes, durante 2015 cobró 47.706 netos por su cargo en La Salina, donde su sueldo y cotizaciones superan los 68.000 euros. El presidente cobró su sueldo de las arcas provinciales casi hasta el último día, porque fue de los últimos senadores en darse de alta. La cifra del Senado ya está por encima. Y el presidente puede seguir cobrando de la Diputación por asistencia a plenos, comisiones y otros órganos. De este modo, el total de lo que va a embolsarse por compatibilizar los dos cargos superará a su sueldo como presidente de La Salina.