Vicente y Juan Carlos: dos salmantinos campeones del mundo, un aĂąo despuĂŠs

Del Bosque como seleccionador y Herranz, como fisioterapeuta de la selecciĂłn

Hoy es un dĂ­a especial para los aficionados al fĂştbol. El 11 de julio de 2010, corrĂ­a el minuto 116 de la final del Mundial de SudĂĄfrica y EspaĂąa cambiaba el curso de la historia con un solo zapatazo, el que llevaba la firma de AndrĂŠs Iniesta, santo y seĂąa para el fĂştbol nacional desde ese momento, y fotografĂ­a que permanecerĂĄ guardada para siempre en la memoria del aficionado espaĂąol al deporte rey.

 

En ese grupo, el que ganĂł el Mundial por primera vez en la historia, habĂ­a dos salmantinos que tuvieron un gran papel en el ĂŠxito colectivo. Uno, el mĂĄs conocido, Vicente del Bosque al frente del equipo como seleccionador. Otro, menos mediĂĄtico, Juan Carlos Herranz, uno de los fisioterapeutas.

 

Vicente del Bosque asegura ahora alegrarse cada dĂ­a del ĂŠxito sudafricano "de manera individual porque fue una felicidad enorme, pero tambiĂŠn como persona que lleva toda la vida alrededor del fĂştbol me alegro mucho de haber podido contribuir al ĂŠxito de la Copa del Mundo porque es algo que no olvidarĂĄ ningĂşn aficionado", reconoce.

 

"Ha pasado un aĂąo en un pis pas"

 

A pesar del cansancio que generaron los cientos de actos a los que el seleccionador salmantino ha tenido que acudir, siempre responsable, como campeĂłn del mundo, Del Bosque asegura: "El tiempo pasa muy rĂĄpido, ha pasado un aĂąo en un pis pas, casi sin enterarnos".

 

El salmantino, ademĂĄs, no es de los que se duerme en los ĂŠxitos pasado y reconoce que ya tiene en la cabeza nuevos retos, como la Eurocopa del prĂłximo aĂąo. En cuanto a su futuro, el salmantino se ve en la selecciĂłn "mientras todo el mundo continĂşe agusto", que entonces serĂĄ para muchos aĂąos.

 

Juan Carlos Herranz, por su parte, es el otro salmantino campeĂłn del mundo y tambiĂŠn de Europa, pues formaba ya parte de la selecciĂłn cuando EspaĂąa ganĂł la Eurocopa en 2008.

 

El fisioterapeuta charro, que continĂşa teniendo su ClĂ­nica en Salamanca, ha recordado en muchas ocasiones los momentos de complicidad con Vicente del Bosque durante la concentraciĂłn en SudĂĄfrica. De hecho, cuando llegaban a la expediciĂłn espaĂąola las fotos de los salmantinos en la Plaza de la Concordia viendo los partidos de la selecciĂłn, Juan Carlos tuvo que explicarle al seleccionador el lugar que era, ya que Del Bosque no conocĂ­a la plaza de nueva creaciĂłn junto a El Corte inglĂŠs.

 

AdemĂĄs, como no puede ser de otra forma, Herranz lleva siempre a Salamanca en la boca y en todas las concentraciones con el equipo nacional cuenta maravillas de su ciudad.

 

Ambos, por tanto, pusieron el granito de arena salmantino al histĂłrico triunfo mundial de la selecciĂłn espaĂąola.