Vicente del Bosque es buena persona, pero sobre todo es el mejor entrenador”

 
ángel sánchez
Joaquín Maroto, célebre periodista del Diario AS, conoce muy de cerca a Vicente del Bosque desde que fue director de comunicación del Real Madrid y el salmantino era el entrenador. En aquella época, el técnico ya le habló de El conde Lucanor, un libro que le marcó y cuyos métodos aplica a la hora de manejarse como entrenador. “Siempre que no hagas mal a nadie, haz lo que creas en conciencia”, ésta es una de las enseñanzas que extrajo Del Bosque de esta obra del siglo XIV.

Maroto confiensa que cuando ambos estaban en el club blanco le empezó a rondar por la cabeza la idea de escribir un libro explicando el método de Vicente del Bosque. Y este proyecto se ha hecho realidad tras la victoria de España en el Mundial. El periodista del AS, acompañado del testimonio de personajes del fútbol como Camacho, Xavi, Hierro y Fernando Llorente, trata de adentrarse en el universo de Vicente del Bosque.

¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?
Surgió hace bastantes años. El libro ha salido a raíz de la victoria de España en el Mundial, pero la idea es anterior. Cuando yo era director de comunicación del Real Madrid, Vicente del Bosque era el entrenador. En aquella época recibía muchas críticas por los cambios que hacía con Morientes, Guti y Savio. Hablando con él, me dijo que en rueda de prensa iba a contar la historia de El conde Lucanor para responder a las críticas. El conde Lucanor, en resumen, señala que hagas lo que hagas siempre va a haber alguien que no esté de acuerdo contigo. Y Del Bosque aplica esta filosofía: siempre que no estés haciendo mal a nadie, haz lo que creas en conciencia. Así surgió la idea.

Vicente del Bosque está muy marcado por las enseñanzas del Conde Lucanor, ¿cuándo se enamoró de este libro?
Me contó que lo había leído de pequeño cuando estudiaba en Salamanca. Mucho tiempo después, cuando era entrenador del Madrid y era muy criticado por los cambios se acordó del libro y de las enseñanzas que en él se transmitían. Lo volvió a leer y se enamoró de él. De hecho, tiene en su casa una edición en castellano antiguo muy difícil de conseguir. Alguna de las frases más empleadas por Vicente provienen del conde Lucanor. Por ejemplo, aquella que dice que el halago debilita surge de un capítulo protagonizado por un cuervo y una zorra. El cuervo tiene comida en el pico y la zorra empieza a piropearle y le hace creer que canta muy bien. Entonces, el cuervo se pone a cantar y se le cae la comida del pico y se la termina comiendo la zorra.

¿Qué encontrará el lector que se asome a las páginas de ‘El Método Del Bosque’?
En mi opinión, es un libro bastante original. Los lectores van a encontrar los apuntes personales que usa Vicente en los entrenamientos o cuando ofrece alguna conferencia. Cada uno de los capítulos está dividido en 5 partes. Al principio de cada uno de ellos se cuenta una vivencia de la carrera como entrenador de Vicente. A continuación se incluyen sus apuntes personales. En tercer lugar se dice la forma de obrar que recomienda El Método Del Bosque ante la situación que se plantea. Posteriormente se dice lo que no se debe hacer según el Método. Y, por último, cada capítulo termina con un cuento de El conde de Lucanor. En el libro se refleja muy bien la personalidad de Vicente del Bosque, que como él mismo dice es una filosofía parda y charra de un salmantino.

¿Cómo ha sido el proceso de elaboración? ¿Ha trabajado mano a mano con Del Bosque?
He contado con su apoyo y, de hecho, estuvo en la presentación. Hemos mantenido varias horas de conversación. El libro lo comencé en Toledo, que es la tierra en la que nació Don Juan Manuel en el siglo XIV, que es el autor de El conde Lucanor. Y lo quise terminar en Salamanca, la tierra de Vicente. Lo finalicé cuando vine a la ciudad para cubrir el partido que disputó la selección española contra la de Lituania en el estadio Helmántico.

¿Cuándo empezó su amistad con el seleccionador?
Empezó en la época en la que yo era el director de comunicación del Real Madrid y él era el entrenador. Con él aprendí muchísimo de fútbol. Se dice de él que es muy buena persona, que es verdad, pero también es el mejor entrenador que hay. Y no es algo que diga yo, lo dice el palmarés que ha conseguido como entrenador, que no lo tiene nadie. Ha sido campeón del mundo con la selección española, algo que nadie había logrado con anterioridad, y, además, están todos los triunfos que conquistó cuando era el técnico del Real Madrid (Champions League, Liga...).

¿Ha aprendido mucho de él?
Aprendí mucho de fútbol junto a él, pero también de la vida. Es una persona muy reflexiva que me ha dado muy buenos consejos como amigo. Pero tiene una forma especial de aconsejar. Nunca te dice directamente lo que debes hacer, pero sí que te cuenta lo que él haría en esa situación o lo que hizo alguien que conoce en una situación similar.

En ‘El Método Del Bosque’ usted habla de que sobre todo tiene cuatro virtudes, ¿cuáles son?
Prudencia, humildad, firmeza y retranca. En el libro, Fernando Llorente habla de su prudencia, Xavi de su humildad, Camacho de su firmeza y Hierro de su retranca.

Algún defecto también tendrá...

Es muy buena persona, pero también tiene su punto de mala leche cuando le tocan las narices.

En lo personal, ¿qué ha significado la victoria en el Mundial para Del Bosque?
Ganar el campeonato del mundo le ha hecho mejor entrenador y mejor persona. Además, ha despejado dudas que había en relación a él como técnico. Muchos decían que no tenía librillo cuando estaba en el Madrid y ahora ha demostrado que tiene un método.

¿Ya ha olvidado la decepción que supuso para él su marcha del Real Madrid?
Salió del Real Madrid con un poso de amargura. A él le dolieron especialmente los motivos que se dieron a la hora de dejar de contar con él como entrenador. Se decía que cuando él era el técnico los jugadores hacían lo que les daba la gana, pero Hierro deja bien claro en el libro que no era así. Fernando cuenta que el gran mérito que tenía Vicente es que los jugadores pensaban que hacían lo que ellos querían, pero realmente estaban haciendo lo que Del Bosque pretendía. Sabía conducir el grupo muy bien.

¿Ganar el Mundial le ha permitido quitarse la espinita que todavía tenía clavada?
En parte sí. Hacer campeona del mundo a España es algo histórico. Es algo que nadie había logrado. Por muy grande que sea el Real Madrid, siempre será más importante ganar un Mundial.

¿En Salamanca podríamos tener algún embajador mejor?
La verdad es que no. Se encuentre donde se encuentre, siempre presume de su tierra. Como ya dije anteriormente, define su forma de ver la vida como la filosofía parda y charra de un salmantino. Sigue con mucho interés todo lo que está relacionado con Salamanca.