Vibrante Loa de emoción y memoria para honrar al santo sanador de la peste

Fervor multitudinario. Más de mil personas acompañaron el trayecto recorrido por las tallas del patrón macoterano y la Virgen de la Encina
CECILIA HERNÁNDEZ

Recuerdos de infancia, recuerdos de una Macotera lejana, de costumbres y de gentes ya desaparecidas, recuerdos de una vida en general, llenaron ayer la Loa a San Roque 2010, que Francisco Blázquez Sánchez, Fachenda, leyó emocionado desde el balcón del Ayuntamiento de su pueblo, con las miradas del santo patrón, de la Virgen de la Encina y de más de mil paisanos clavadas fijamente en él. No era la primera vez que este macoterano demuestra su habilidad a la hora de confeccionar versos, pues ya resultó ganador de la Loa 2008.

Aplausos y vítores le interrumpieron en numerosas ocasiones durante la casi media hora de lectura, en la que el silencio se hizo en la Plaza Mayor de Macotera para escuchar esta antigua tradición, recuperada hace unos años, que convierte el día grande de las fiestas macoteranas en todo un espectáculo digno de ser visitado. Minutos antes, San Roque y la Virgen de la Encina habían salido de la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Castillo, acompañados por la típica charrada de las fiestas y el baile de todos los macoteranos, que viven ese momento con emoción y orgullo. Las imágenes recorren la villa durante más de seis horas, hasta bien entrada la tarde, cuando la emoción se redobla al devolver al santo más santo de estas tierras a su hogar en el iglesia, hasta el año próximo, hasta que el rito ancestral se repita. Ayer, como siempre, los dulzaineros del grupo Adobe tocaron sin descanso la charrada, que sólo se interrumpió en el momento de la Loa.

Cuando está terminó y la fiesta continuaba por las calles, en el interior del ayuntamiento se vivieron más momentos de emoción, cuando la alcaldesa, Isabel Jiménez, entregó un recuerdo conmemorativo del día y un diploma al autor de la Loa, Francisco Blázquez, que estuvo acompañado por su familia, incluidas sus pequeñas nietas. También la reina y damas de las fiestas superaron el sueño acumulado tras dos días ya de fiestas, y representaron a la perfección su papel en el balcón de la remodelada Casa Consistorial macoterana.

El día de San Roque había comenzado muchas horas antes, con el tradicional primer encierro, que se desarrolló sin incidentes reseñables. Por la tarde, tuvo lugar un espectáculo cómico taurino con ganado de Los Bayones, ganadería que también protagonizará hoy, día de San Roque Chico, el festival taurino en el que intervendrán los matadores Juan Andrés González y Palomo Linares, y el novillero Roberto Blanco. Y mañana miércoles llegará el encierro a caballo, que lleva nueve años celebrándose tras los 50 anteriores en los que cayó en el olvido.

El fin de las fiestas estará dedicado a la música tradicional, con el espectáculo El Corazón Golpea, en el que actuarán el grupo de dulzaineros Rasillas de Macotera, Adobe y la Escuela de Dulzaineros de Macotera.