Vialia, en el limbo de la ilegalidad desde hace más de una década

La plaza cubierta de Vialia

La justicia declaró ilegal hace más de diez años parte del planteamiento del centro comercial Vialia, uno de los 'embrollos' urbanísticos más antiguos de Salamanca. Sigue en situación irregular por apropiarse de la plaza de su entrada y no ha compensado a la ciudad.

La historia se repite casi una década después. El planeamiento urbanístico para El Corte Inglés, anulado por completo, guarda grandes similitudes con uno de los casos más longevos de mala praxis urbanística en Salamanca, el de Vialia. El centro comercial desarrollado en la estación de tren fue declarado ilegal en junio de 2005 y pese a que ha transcurrido más de una década nada han hecho ni el Ayuntamiento de Salamanca ni Adif, su propietaria, para sacar del limbo legal en el que se encuentra a un recinto que recibe centenares de visitantes cada día.

 

Su situación es, hoy por hoy, muy similar a la que se plantea con El Corte Inglés. Se trata de construcciones ya ejecutadas, que nadie se plantea derribar, pero que carecen de sustento legal desde el punto de vista urbanístico. En concreto, el convenio que permitió construir Vialia fue declarado ilegal el 30 de junio de 1995, cuatro años después de su apertura. Las sentencias judiciales en el caso de Vialia anularon el PERI de 1995, el acuerdo de 1997, el acuerdo del pleno sobre la urbanización y la resolución de alcaldía que concedía licencia de obras. Su situación sigue siendo ilegal y no ha habido movimientos para intentar solucionarlo.

 

En el caso del centro comercial de la estación, el problema es su estructura exterior. Así lo dictaminó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en su sentencia de 30 de junio de 2005. Según la sala regional de justicia, la empresa promotora se apropió de un espacio que no era suyo, la plaza cubierta de acceso al edificio actual; para ello, contó con la connivencia del Ayuntamiento de Salamanca.

 

El TSJCyL asegura en esa sentencia que el estudio urbanístico aprobado en 1997 para la construcción de Vialia tenía los planos manipulados para que la plaza apareciese como parte de la infraestructura de la empresa promotora (entonces Renfe, ahora Adif) y no al servicio de la ciudad. También se acusa al Ayuntamiento, que litigó para defender su actuación, de no velar por los intereses de los ciudadanos y le condena al pago de las costas del juicio.

 

Igual que ahora, el Ayuntamiento propuso legalizar la situación tal y como estaba con un cambio 'ad hoc' en el nuevo PGOU que se estaba aprobando entonces de manera que la empresa no tuviera que ceder terrenos en forma de compensación a la ciudad por haber ocupado lo que era una zona verde pública, y que el Ayuntamiento le 'regaló' alegremente para la construcción de este centro comercial. La parte demandante, Ecologistas en Acción (ahora Foro de los Verdes-Equo), no se dio por conforme y el centro comercial sigue en el aire, a expensas de que alguien pueda pedir la ejecución de sentencia, para lo que hay un plazo de 15 años desde que es emite.