Viaje a La Alberca por la carretera infernal

Imagen de un ejemplo del mal estado del asfalto (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

La carretera entre Tamames y La Alberca se ha convertido en un suplicio para los que la transitan y más tras quedar paradas las obras de reparación de un firme que hoy por hoy es tercermundista.

Socavones, badenes, cambios de firme que más bien parecen vallas en medio del recorrido, ausencia absoluta de cunetas, piedras que salen rebotadas al paso de cualquier vehículo, imposibilidad, por prohibición y por propia seguridad, de superar los 60 kilómetros hora... La carretera comarcal SA-201, entre Tamames y La Alberca, es un auténtico infierno para los conductores. Si vamos un paso más allá y como lo califican muchos de los que diariamente tienen que ir y venir por ella, una vergüenza.

 

En total 23,5 kilómetros de una de las vías con más tráfico de la provincia de Salamanca que, en teoría, se encuentra en obras para la reparación del firme pero en la que no se ve ni un solo obrero desde el pasado mes de diciembre cuando toda la maquinaria que estaba destinada allí desapareció.

 

La justificación es que con las lluvias y las heladas no se puede continuar con esta obra hasta que llegue el buen tiempo pero yendo un paso más allá es difícil explicar cómo se ha dejado que el asfalto llegue a tal punto de deterioro.

 

La obra de la Junta, que entra dentro del Plan Regional de carreteras, está presupuestada en casi cuatro millones de euros y comenzó el pasado mes de junio con la previsión de estar acabada en un máximo de 16 meses, aunque desde la empresa concesionaria hablan de que en mayor se podría finalizar –en todo caso para algunos demasiado tiempo teniendo en cuenta los kilómetros de que se trata-.

 

Durante los meses de noviembre y hasta el 20 de diciembre el tramo estuvo cortado puesto que en algunas zonas se echó lo que se llama capa inicial, además de asegurar espacios donde había movimientos de tierra y cambiar el sentido a algunas curvas. Sin embargo antes de que acabara 2012 se abrió y fue cuando los habituales de esa SA-201 observaron la desaparición de todos los trabajadores y maquinaria.

 

Lo peor de todo es que con este parón en varias de esas zonas donde se había echado la capa inicial han aparecido ya agujeros notables que obligarán a un nuevo parcheado.

 

A todas luces parece incomprensible que una de las zonas de Salamanca que recibe mayor volumen de turismo a lo largo del año tenga uno de sus accesos –el más directo desde la capital-, en estas condiciones. Hay que recordar que La Alberca recibe al año medio millón de turistas y que hasta esa zona –El Cabaco, Sierra de Francia…-, viajan muchos turistas y gente que trabaja y va y viene todos los días.